Por JCCRojas

© JCCRojas 2013

Email: honorabledinastia@gmail.com

Este material no debe ser difundido sin el debido consentimiento del autor.

Durante años la Ciencia ha tratado de descifrar los misterios sobre los OVNIS y sus repentinas apariciones. Pero año tras año han fracasado en su intento por tratar de descubrir estos misterios ya que los ha estudiado desde una mentalidad y perspectiva material y física. No tengo la menor duda que el Universo está repleto de vida inteligente y avanzada y que existen otras civilizaciones. Sin embargo la cultura occidental está pasando por alto algunos asuntos que son necesarios y esenciales para poder comprender la “naturaleza” de los proclamados OVNIS. Durante siglos se nos ha enseñado que la vida se compone de materia orgánica y los seres vivientes sin duda alguna deben ser visibles aunque se trate de vida bacterial o microbios.

Esto es un grave error que tenemos que revindicar. No olvidemos que recientemente a principios del 2012 la Ciencia reconoció oficialmente la existencia de otras dimensiones. Haga clic sobre el siguiente enlace, La Ciencia Reconoce Realidad Sobre Otras Dimensiones. Aquí es donde radica uno de los problemas para poder comprender algunos misterios de la vida. Desde luego que OVNIS son siglas para Objeto Volador No Identificado. Prácticamente cualquier objeto que se observe desplazándose por la atmósfera y que posteriormente no se le pueda reconocer, se le denomina de esa manera. De modo que un OVNI puede ser prácticamente cualquier cosa. Desde un avión secreto hasta un globo desconocido. Si se encuentra en la atmósfera y no se puede identificar, automáticamente se le considera un OVNI. Pero conocemos estos asuntos y no vamos a limitarnos sobre esa realidad que todos conocemos.

Lo que me interesa presentar en este escrito es analizar y explicar lo que la Ciencia ha suprimido durante tantos años debido a uno de dos factores. Primero, supresión para no explicar asuntos sobre “OVNIS” ya que no pueden explicarlo bajo estándares empíricos. Puesto que éstos se anclan sobre asuntos que no se pueden palpar, medir, pesar, ni tocar, y se asume que no se trata de objetos sólidos. De esta manera la ciencia empírica al no poder identificar los OVNIS como una creación humana tiende a suprimir cualquier explicación razonable y lo único que tiende a explicar son asuntos relacionados que podría tratarse de una manifestación de gases. ¿Porqué? ¡Por que científicamente ellos no saben lo que es un OVNI! Sobre todo si se trata de un objeto que no muestra densidad física y se desplaza con una trayectoria de movimiento inteligente. Si no lo pueden asimilar con ningún artefacto de naturaleza humana ó fenómeno natural, no le otorgan la importancia que merece semejante estudio. Pero si ese OVNI no es de trascendencia humana todos los canales de investigación empírica se cierran. ¡Muy conveniente! El comportamiento de la ciencia empírica ha sido defraudante. Si no lo podemos explicar no profundicemos sobre el tema, al menos en los foros públicos. Es precisamente por esa razón que para hablar sobre algo de una transcendencia más profunda prefiero utilizar otro término que no sea OVNI para evitar la confusión de que estamos hablando sobre algo que pudiera tener un origen humano o que se trata de algo que posee materia sólida.

Multidimensionalismo Y Otras Formas De Vida

Prefiero utilizar una palabra antiquísima para referirme a lo que hoy día muchos denominan OVNIS. Yo los denomino Merkabahs Multidimensionales. Creo que el término es el más apropiado si analizamos que éstos no se ajustan a las realidades físicas. Estos realizan giros a velocidades exageradas mayores a G 50. Hasta la fecha, lo más que un cuerpo humano puede resistir es un viraje de G 9. Asumiendo que la gravedad interior del vehículo volador no esté controlada con el propósito de neutralizar la presión que ejerce la fuerza de gravedad (fuerza G). Pero eso son asuntos de física. La Ciencia tradicional empírica no ha podido explicar el asunto sobre los OVNIS, si es que se trata de objetos voladores no identificados que ejercen movimientos inteligentes por la sencilla razón que no se trata de vehículos de materia densa. No se trata sobre vehículos tangibles físicos hechos de materia sólida, y nuevamente solo me refiero sobre aquellos OVNIS que no muestran densidad física. La merkabah tal y como he documentado en otros escritos es un vehículo multidimensional que aparece en varios escritos antiguos sagrados de distintas religiones del Lejano Oriente, del Medio Oriente, entre ellos la Biblia. Ese es el caso del capítulo 1 de Ezequiel. Para los antiguos hebreos la merkabah era un carruaje celestial. No queda duda alguna que para ellos se trataba de un vehículo de transporte. Se trataba de un vehículo celestial, que carecía de propiedades físicas. Pero el carruaje celestial que se narra en el libro de Ezequiel no era esférico aunque se desplazaba entre cuatro ruedas. Es importante analizar que Exequiel 1:22 declara que el vehículo celestial tenía una expansión, esto es una plataforma. De modo que no se trataba de un carruaje esférico. Estos son detalles que algunos supuestos analistas sobre OVNIS tratan de insertar “a la fuerza” cuando lo escrito declara algo totalmente contrario a lo que se desea imponer. Es evidente que este vehículo no era esférico. Los antiguos hebreos conocían de cerca los carruajes militares asirios ya que los veían salir a diario para las campañas militares. Las guerras que Asiria llevaba contra otras naciones. Por lo tanto en Ezequiel vemos una manifestación que se presenta bajo algo que la conciencia del profeta puede asimilar. En vez de tratarse de un carruaje terrestre que rodaba por tierra, se trataba de un carruaje celestial que se desplazaba por la atmósfera. Es por esa razón que el texto hebreo lo denota (mrk) merkabah = vehículo celestial. El comportamiento de este vehículo rompía con el raciocinio de la época ya que ejercía maniobras opuestas a la realidad física. Es exactamente lo que observamos en nuestros tiempos modernos y lo que algunos denominan OVNIS, en el sentido que se trata de “algo” que se traslada por la atmósfera. En nuestros tiempos modernos se puede denominar OVNI a cualquier artefacto, objeto, o prácticamente cualquier cosa que veamos por los aires que no podamos identificar ni explicar bajo ninguna circunstancia. Un OVNI puede ser algo humano al igual que algo que no es humano. Pero entremos de lleno en la materia. Bebamos juntos del cáliz de la sabiduría y del conocimiento arcano.

Si somos buenos analistas, en algunos filmes (no fraudulentos) podemos observar OVNIS que tienen una lucidez esférica pero al aplicar el acercamiento del lente (el zoom) podemos percibir que no se trata de un objeto sólido. ¿Cómo es posible esto? ¿Se ve pero no es sólido? Hoy conocemos ciertas realidades debido a que nuestra Ciencia está comenzando a descifrar el misterio acerca del desdoblamiento del espectro de la luz. Existen diferentes géneros de OVNIS. Si leyó bien, encontrará que en el inicio de este escrito expresé; “no tengo la menor duda que el Universo está repleto de vida inteligente, avanzada y que existen otras civilizaciones.” [1er párrafo] En algunos casos las ondas de los radares interactúan e impactan estos vehículos, de lo cual se deduce que en este caso se trata de objetos que poseen densidad. Los radares emiten ondas las cuales impactan los objetos y luego regresan a su fuente de origen. Si la onda “no regresa” es por que no pudo “impactar” el objeto y la misma se desvaneció. Pero en algunos casos los OVNIS aparecen en los radares lo que denota que la onda “impactó” el objeto y regresó a su fuente de origen dando indicios de que por lo menos existe algo de densidad. Solo en algunos casos. 

Desdoblando El Espectro De La Luz

En años recientes se ha logrado desdoblar el espectro de la luz.  Esto es, desviar el espectro de la luz hacia los lados de ciertos objetos. Si la luz se desvía entonces un objeto sólido podría resultar invisible a la vista humana. Los OVNIS en algunas instancias podrían gozar de la capacidad para desdoblar los espectros de la luz que en algunos casos dificulte la visión haciendo que los mismos sean vistos como objetos esféricos que carecen de densidad física. Por otro lado existe otro tipo de OVNI que es el verdadero merkabah multidimensional. Estos resultan ser verdaderos vehículos dimensionales y es aquí donde realmente deseamos llegar. 

Científicamente el ser humano tiene limitaciones para poder ver ciertas ondas de luz. Nuestra percepción visual tiene límites. No podemos ver todos los espectros de luz con nuestra visión óptica de la que dispone nuestro cuerpo físico. Esto es una realidad innegable y científica. Solo podemos ver las ondas de luz que se encuentran entre los 380 nanómetros hasta los 740 nanómetros. En palabras sencillas, existen espectros de luz, otras realidades que no podemos ver con nuestros ojos físicos. Cualquier onda de luz que se encuentre más allá de los 740 nanómetros resulta totalmente invisible para nosotros. Y cualquier onda de luz que sea menor a 380 nanómetros resulta también invisible para nosotros. Esto presenta la realidad que existe una serie de asuntos reales a nuestro alrededor que resultan ajenos para nosotros ya que nuestra visión óptica no los puede detectar por la limitación de nuestro registro visual. Por lo tanto una forma de vida que se encuentra fuera de los límites de nuestro registro visual resulta totalmente invisible para nosotros. Tenemos que analizar esto con suma cautela por que esta es la esencia de que no podemos ver todo lo que se encuentra a nuestro alrededor. Precisamente por eso es que la ciencia empírica ha fallado en tratar de descifrar el misterio sobre los OVNIS; teniendo en cuenta que se trata de OVNIS que se hacen visibles “de la nada” aunque conocemos que de la nada no puede surgir nada. Esto es una expresión para tratar de sintonizar la realidad que sobre nuestro alrededor existe una serie de realidades que no hemos descubierto debido a nuestras limitaciones visuales como especie humana. Habiendo hecho este breve análisis pasemos ahora a la parte profunda sobre estos misterios.

Seres MultiDimensionales Entran Y Penetran En Nuestro Mundo

Durante milenios los místicos han enseñado que las dimensiones ocultas y las esferas invisibles componen una proporción mucho mayor acerca del Universo que aquellas partes físicas que resultan  visibles para nosotros. La Ciencia con su reciente reconocimiento público sobre la existencia de las dimensiones ha llegado a una conclusión similar. Entonces si la ciencia empírica convencional no ha podido explicar de una manera escolástica estos misterios, significa que debemos analizarlo desde la perspectiva de “otro conocimiento.” Para el místico, junto a la existencia del Universo físico existen en conjunto una serie de esferas dimensionales que interactúan junto al Universo visible. Nuestro cerebro está bloqueado cerca de un 93% cuando analizamos que más de esa cantidad (93%) resulta totalmente desconocido. Significa que solo utilizamos cerca de un 7% de nuestra capacidad cerebral. Y quiero hacer el énfasis, cerca de un 7% por que la realidad es que solo utilizamos mucho menos. ¿Entonces qué nos enseña esto? Es más lo que desconocemos que lo que conocemos. Es más lo que no podemos ver por la limitación de nuestra visión óptica que aquello que podemos ver. Esto da por sentado que existe un sinnúmero de realidades que no conocemos. Si observamos que algo extraño se hace visible en la atmósfera y no se puede explicar de manera científica basada en la física; tenemos que buscar otros métodos que puedan descifrar y explicar estos misterios.

Si tomamos en cuenta que debido a nuestras limitaciones visuales solo podemos ver el espectro de ondas de luz que se encuentran entre los 380-740 nanómetros, tenemos que reconocer que una infinidad de misterios nos rodea. Si dicha realidad demuestra que un OVNI asumiendo que no se trata de un objeto conocido o denso (físico) aparentemente aparece “de la nada” tenemos que reconocer que se trata de asuntos reales sencillamente por que lo estamos viendo. Máximo si existe varios testigos que observan el mismo fenómeno. ¿Será realmente inexplicable? No, existen varias explicaciones y es precisamente lo que analizaremos a continuación.

Las dimensiones que no podemos ver ni palpar con nuestros ojos son “mundos sutiles” esferas que resultan invisibles por que están fuera de nuestro registro visual. Recuerde que para principios del 2012 la Ciencia reconoció la realidad sobre la existencia de las dimensiones. Esto ya no se debate se ha reconocido científicamente como una realidad. Los OVNIS, aquellos que no disponen de un carácter físico, a los que personalmente denomino merkabah multidimensional pertenecen a otras esferas o dimensiones que están fuera de nuestro registro visual. Razón por la cual no los podemos observar como objetos sólidos ni físicos; ¡por que no lo son! Estos vehículos dimensionales son campos de energía que utilizan entes que pertenecen a otros “mundos” ó dicho de otro modo, pertenecen a otras dimensiones, otras esferas que constituyen otros niveles de realidad. Cuando estos campos de energías (merkabah) se hacen visibles al ojo humano es por que han reducido su intensidad de energía “entrando” en los campos de nuestro registro visual. Las merkabahs son campos de altas vibraciones energéticas y se tornan visibles solo cuando bajan la intensidad de su estructura de energía. Esto significa que se densifican en los átomos moleculares del mundo físico. Es aquí donde el ser humano puede visualizar semejante manifestación. Por esta razón es que los OVNIS se desplazan por la atmósfera “violando” prácticamente las leyes conocidas de la física. En realidad ellos no violan nada ya que las leyes físicas las imponemos nosotros en la medida que asimilamos cuestiones físicas que se ajustan a nuestra comprensión y percepción. Si no lo comprendemos, entonces por esa misma falta de entendimiento erróneamente establecemos que los mismos “violan las leyes de la física.” Esto nos lleva a otra realidad, los OVNIS no son aerodinámicos. Si realizan virajes a enormes velocidades que supera el límite que un cuerpo humano puede resistir debido a la fuerza gravitacional, esto nos demuestra con más razón que no se trata de objetos físicos, al menos no como lo entendemos. La otra forma para evadir esta realidad es que se trate de un vehículo físico que disponga de una tecnología que neutralice el efecto de la fuerza gravitacional. 

Cuando un OVNI “desaparece” lo hace por que eleva y aumenta su estructura, su nivel de energía. Si se torna visible al ojo humano y luego desaparece es que ha modificado su frecuencia de átomos densificados en vibraciones a frecuencias mayores haciendo que el OVNI (la merkabah) se torne nuevamente invisible. El proceso se destaca pues por un momento dado esta merkabah se encuentra en un estado densificado lo que le permite que se torne visible en el contorno de nuestro registro visual. Al desaparecer ésta eleva su estructura de energía lo cual hace posible que “salga” de nuestro registro visual. Nosotros percibimos semejante efecto como invisibilidad; y no se trata de un camuflaje sino que la merkabah de energía penetró nuevamente en su dimensión que es su mundo natural. Es obvio que este misterio que la ciencia empírica no ha podido solucionar debido a su afinidad sincretista con la materia, lo tangible, y lo físico, tiene su explicación cuando se analiza desde otros ángulos. Me resulta incómodo ver como presumidas personas profesionales y renombradas sobre el tema de los OVNIS no entran en vigor y pasan desapercibido lo que debieran explicar a profundidad y sobre todo con detenimiento. En una ocasión escuché por la radio a un individuo postular que fulano de tal es el más que sabe sobre los OVNIS. ¿Qué conoce más sobre los OVNIS, en qué sentido? Por que dicha persona no explica absolutamente nada sobre otros campos de energía y lo que conoce sobre los OVNIS es por el método convencional, la ciencia empírica que no ha sabido dar pie con bola sobre el asunto. Desde esa perspectiva física materialista es que esa persona es la “más que conoce” sobre los OVNIS. ¿La realidad? El individuo se limita a ver asuntos únicamente desde el ángulo físico lo que demuestra que pasa por alto una serie de conocimientos profundos sobre energía y otros asuntos. Que esto sirva de lección para aquellos que compran libros sobre OVNIS creyendo que están comprando material avanzado y técnico; y luego se encuentran con la ingrata sorpresa que tales libros no aportan absolutamente nada en el estudio avanzado, y esa es la palabra clave, estudio avanzado sobre los OVNIS ó mejor dicho de las merkabahs multidimensionales. Pero el misterio continúa y vamos analizar otro asunto que corresponde a la ciencia mística. Si estos OVNIS (merkabah de energía) penetran en nuestro mundo denso de la materia física y disponen de la facultad para penetrar nuevamente en sus mundos dimensionales; ¿puede el ser humano “salir” de su entorno físico para luego penetrar en estos mundos dimensionales? La respuesta es un rotundo sí afirmativo. Analicemos los misterios de la ciencia arcana.

La Penetración Hacia Otras Dimensiones

Cuando el adepto de los misterios espirituales realice su encuentro con “el guardián” le esperará experiencias mayores mientras asciende a los mundos súper sensibles, el mundo sublime de las dimensiones. En los mundos superiores el conocimiento propio es diferente ya que la conciencia se desplaza por medio de la intuición. Si utilizamos el raciocinio el vínculo se desvanecerá en su totalidad y la conciencia descenderá de inmediato hacia los planos terrenales. Esto es algo que se supera por medio de la consistencia y la práctica pues el individuo afina su conciencia para que ésta adquiera mayor experiencia. En realidad, la conciencia en su estado de súpra conciencia posee el conocimiento, es la “mente humana” que en el hemisferio del bajo estado astral se encierra bajo el “ropaje” del alma y ésta tiene que densificarse en el cuerpo de materia el cual obstruye los canales y las energías sublimes. El adepto, no el neófito, ni el iniciado, sino el adepto perfeccionará su dominio conciente y voluntario hacia la penetración de otros mundos de existencia. Este estudio profundo es lo que se conoce como ciencia espiritual. Si el ser humano puede elevar su cuerpo sublime hacia percepciones súper sensibles, otras formas de vida se acercarán a esas frecuencias que emanan de su súpra conciencia. ¿Qué significa esto? Una vez que el ser humano eleve sus niveles de energía la cortina de visión limitada que cubre los 380-740 nanómetros de registro visual será quitada, y sorpresa, el hombre ha penetrado en otros mundos de existencia, el mundo de las dimensiones. Podrá ver con la claridad de su ojo místico otras formas de vida. Si “enfoca” su energía de visión ampliada hacia el reino o los dominios de entes extranjeros podrá visualizar en su plenitud los entes que penetran en nuestra atmósfera planetaria bajo sus respectivos campos de energía (merkabah cósmica). Se trata de otras formas de vida que han estado presentes durante todo el transcurso de la historia humana.

El ser humano puede penetrar otros mundos, otros hemisferios de existencia por medio de su cuerpo causal. Otras escuelas lo llaman el alto cuerpo astral para diferenciarlo del doble etérico ó del cuerpo etéreo. El cuerpo mental también es conocido como el cuerpo causal aunque existen diferencias vibracionales. Pero no vamos a realizar estos análisis por falta de espacio. Lo cierto es que al entrenar la mente para que ésta se desprenda de los sentidos físicos, una vez que aparezca el portal de energía, el individuo tiene a su disposición los hemisferios o los reinos en los que habrá de penetrar. Si el enfoque consiste en remontar la conciencia hacia el Espacio, ésta creará el campo de energía necesario para transportarlo a esos niveles, esto es la merkabah. Cuando el adepto se encuentra en estos niveles el miedo no existe por que ha comprendido que nada le puede hacer daño. De hecho cuando se llega a este nivel el individuo no experimenta pesadillas por que es una manifestación de inseguridad que se encuentra en el “subconciente.” Es un proceso de programación mental que se perfecciona con disciplina. Muchos no desean realizar contacto con una forma de vida que durante toda la historia de la humanidad ha resultado antagónica al ser humano, pero en situaciones aisladas puede que uno desplace la conciencia hacia esos dominios por razones personales.

Un Caso Aislado

En el pasado escrito, haga clic, titulado La Ciencia Se Fusiona Con El Misticismo comenté que desde tiempos antiguos las escuelas de misterios hablaban sobre una forma de vida que tomaba ventaja del ser humano. En los manuscritos griegos antiguos de las escuelas de misterios esta forma de vida aparece como ἄρχων = archon, gobernantes. En nuestros tiempos modernos bajo los estudios del fenómeno OVNI es lo que se designa como un ente que ejerce la abducción como método para poder “dominar” la mente del ser humano, aunque el asunto sobre las abducciones es complejo. Esta forma de vida se debe evitar tal y como narré en el escrito antes mencionado. Esto no ha de confundirse con otras formas de vida semejantes a éstas. Esta es la narración de la historia. En un momento dado cierto sujeto enfocó su mente en una visualización hacia “el Espacio” pues deseaba “transportar” su conciencia (cuerpo sublime) hacia esos confines. Esto, a pesar de que tenía claro que lo que buscaba podría resultar no favorable. En estos niveles el miedo no existe. El hecho que algo resulte no favorable no significa que sea aterrador como falsamente se ha adoctrinado al público por medio de películas y narraciones relacionadas sobre el asunto de otras formas de vida extranjeras a nuestro mundo físico. El terror ocurre cuando la persona no posee una disciplina pues no está preparada para enfrentar ciertos asuntos los cuales no puede comprender ni asimilar. 

Enseguida, desde el área de las cejas se abrió un panorama que creció en densidad hasta que cubrió todo el área frontal visual. Cuando esto sucede, el “cuerpo sutil” entra en esos  dominios. Al llegar a dicho lugar el sujeto dio la vuelta. Cuando miró hacia adelante observó un archon que permanecía de frente. Los archons son entes elevados de estatura que se les percibe de unos 6-7 pies de estatura. El sujeto, en un intento por tratar de explicar su llegada a ese lugar se dirigió al ente y expresó; “perdona la intromisión pero he venido hasta este lugar pues necesito algo de ustedes y estoy convencido que ustedes necesitan algo de mí.” Inmediatamente el sujeto siente que algo lo coloca hacia el frente en una manera poco brusca pero permanece tranquilo por que a este nivel como bien mencioné el miedo no existe. De hecho, el “cuerpo” se siente diferente y se visualiza de un color semi trasparente. En su intuición expresa; “ahora van a experimentar conmigo.” Acto seguido, siente que algo penetra detrás de su nuca lo que le propicia un leve dolor. El efecto fue semejante al de una enfermera cuando suministra una inyección en el glúteo dejando un sentir “amargo.” Esto incomodó al sujeto acto que le llevó a expresar; “doctor pase al frente que lo quiero ver.” De repente el sujeto siente que no se puede mover pues está paralizado y hace el esfuerzo para tratar de levantar las manos y separar su rostro de lo que parecía ser; ¿una camilla o máquina de cristal? Pero siente una energía que lo regresa a fuerza nuevamente hacia donde estaba inclinado o acostado aunque estaba acostado de manera frontal. De su lado derecho salió un ser pequeño “vestido en forma de médico.” Estos son “espejismos” creados por esta forma de vida. Se paró en frente del sujeto y tenía lo que parecía ser un ¿casco? El sujeto permanece con su vista fija y observa que la silueta del rostro del ente comienza a vibrar a lo cual le expresa; “ustedes siempre se disfrazan.” Por que estaba convencido que el ente no se había presentado bajo su forma natural. El ente inmediatamente cambió la forma de su rostro de forma instantánea. El sujeto observa que el ente no le dirige mensaje alguno. Simplemente permanece ahí y su mirada permanece fija hacia el sujeto. Al ver el sujeto que el asunto no progresaba de ninguna manera pues no podía moverse debido a que una fuerza ajena a su voluntad lo mantenía inmóvil como si se tratara de un imán decidió dar por terminado el asunto. En ocasiones esta forma de vida posee la facultad para paralizar el “motor corporal” aunque se trata del cuerpo de energía de un ser humano. Lo que puede liberar la situación es que el sujeto exprese de forma enérgica, voluntaria, y sobre todo con convicción que no desea participar más del asunto. Acto seguido, esto lo “sacará” fuera de ese entorno dimensional. Esto es un claro ejemplo de la manera en la que los archons se conducen cuando se trata de una relación entre seres humanos y ellos. Razón por la cual es imperativo que en la medida en la que la conciencia adámica adquiere experiencia y en la medida en la que el adepto adquiere dominio conciente sobre esos hemisferios, esta forma de vida se debe evitar, por el momento.

En varios escritos pasados expresé que muchos psicólogos y neurólogos le están dando suma importancia y mucha seriedad a estas experiencias. Cuando la Ciencia tomó la iniciativa en el 2012 y reconoció que el mundo de las dimensiones es real, los paradigmas establecidos cambiaron. Muchos no perciben que ese cambio de pensar de la Ciencia caduca viejos pensamientos y trae nuevos panoramas sobre la realidad de otras existencias dimensionales que no podemos ver con nuestros ojos por nuestras limitaciones visuales. Los estudios científicos recientes demuestran que algunos neurotransmisores bloquean ciertas cantidades de componentes químicos como lo es el DMT (Dimetiltriptamina) pero en otros casos el neurotransmisor puede permitir el flujo si se combina o se extraen otras propiedades químicas que amplifican la visión y tienen el efecto de “transportar” la conciencia hacia otros dominios. En nuestro próximo escrito continuaremos con esta y otras temáticas.

“Aquél que está buscando no deje de buscar hasta que encuentre. Y cuando encuentre se asombrará. Estando en asombro alcanzará el reino. Y cuando alcance el reino entonces descansará.”