Por JCCRojas

© JCCRojas 2012

En estos recientes meses ha ocurrido un incremento de patrones que en el ámbito de la climatología se consideran anomalías. Una anomalía climatológica es un evento climatológico que se produce fuera de temporada. Se le considera inusual, no práctico, en conclusión se trata de un evento anormal. Por ejemplo, hace apenas 2 semanas, cerca del 4 de Diciembre de 2012 el tifón Bopha azotó las Filipinas. Hasta el momento se reportan más de 1,800 personas entre desaparecidos y fallecidos por este fenómeno atmosférico que se formó fuera de la temporada de huracanes dando así lugar a una gran anomalía climatológica. Pero eso no es todo. Este fenómeno que azotó la región de Mindanao, luego de haber salido de la región cambió su trayectoria y azotó por segunda ocasión la misma región de las Filipinas provocando daños mayores. Más de 5 millones de personas resultaron afectadas pues no se trató de un pequeño tifón (huracán). Bopha alcanzó la mayor categoría que existe para estos fenómenos atmosféricos, eso es categoría 5. Sin embargo aquí en Occidente no se ha mencionado este triste acontecimiento mundial pues se trata de una de las mayores ocasionadas en toda la historia de huracanes y más aún cuando se trata de un fenómeno que ocurre fuera de su temporada. Sobre este particular, vea la más reciente noticia; Desastre En Las Filipinas Huracán Categoría 5

Por otro lado, vemos noticias que reportan eventos negativos que definitivamente incumben a la sociedad. Sin lugar a dudas se trata de una tragedia que rompe las fibras del corazón y los sentimientos. En el día de hoy aquí en Occidente, en Newtown Connecticut ocurrió una tragedia donde un individuo disparó en la escuela elemental de este pueblo y provocó la muerte de 19 estudiantes. Ver noticia en Cerca De 19 Estudiantes Fallecidos En Newtown

Este evento produjo la triste muerte de 19 estudiantes. Pero cuando analizamos un evento que produce más de 1,800 muertes (desapariciones) y lo comparamos con otro evento que produce 19 muertes, tenemos que preguntarnos; ¿cómo es posible que por los medios occidentales omitan un evento climatológico que es considerado como uno de las más grandes catástrofes naturales de esta década? La respuesta es sencilla. Se trata de diferentes intereses. La reciente tragedia de las Filipinas que dicho sea de paso es histórico por el número alarmante de fallecidos y en segunda instancia por que se trata de una anomalía que no afectó a Occidente, hace que los medios occidentales pasen la noticia por alto. Pero los filipinos sufrieron esa gran tragedia.

¿Cómo es entonces que aquí en Occidente no se da a conocer estos y otros eventos de mayor envergadura? Datos como estos son los que llevan a las personas a concluir “algo anda mal” y no es para menos. Por ejemplo, el 12 de Diciembre de 2012, en el Mar Banda al norte de Australia se produjo un gran terremoto (maremoto) de magnitud 7.1. Se trata de una zona volcánica, una región muy activa en temblores. El evento no produjo una situación adversa pero los datos recientes sísmicos  revelan que en los últimos años los temblores han incrementado. No se trata solo de un problema climatológico donde se forman tornados y huracanes fuera de temporada. Nuestro planeta está cambiando en todo el sentido de la palabra. Otro reciente ejemplo lo vemos en la isla Samoa, en el Océano Pacífico. En el día de ayer, 13 de Diciembre de 2012 el ciclón Evan actualmente de categoría 2 ha provocado varias muertes en esa región. Tenemos que analizar nuevamente que se trata de otro huracán que se ha formado fuera de temporada, o sea, se trata de otra anomalía climatológica. Nuevamente debemos preguntarnos; ¿porqué no escuchamos nada sobre esto en Occidente? Pero esto no es todo, si poseemos una visión de águila nos percatamos que recientemente, para ser más específico el 29 de Septiembre de este mismo año 2012 en esa misma región se produjo uno de los más fuertes terremotos en lo que va de esta década, un terremoto de magnitud 8.1. Podemos observar un extraño patrón que no es normal y que por consiguiente no se veía en pasadas décadas. Se trata de anomalías y es que estos recientes  huracanes, ciclones, tifones, y tornados se han desarrollado fuera de su temporada. Las zonas azotadas han sido afectadas por terremotos y maremotos. En el caso del reciente tifón Bopha en las Filipinas, el fenómeno atmosférico azotó como huracán de categoría 5. Luego el fenómeno atmosférico cambió de dirección y regresó a las Filipinas y la azotó por segunda ocasión. Ese mismo día en la misma región se produjeron dos temblores de tierra de magnitud 5.0 y 5.6. Y nuevamente tenemos que observar y preguntarnos; ¿porqué en Occidente no escuchamos nada al respecto? El ciclón Evan azotó en el día de ayer la isla de Samoa. Hoy 14 de Diciembre de 2012 el fenómeno atmosférico cambió su ruta y se dirige nuevamente hacia Samoa para azotarla por segunda ocasión; igual como sucedió en las Filipinas con el tifón Bopha. Noticia sobre el reciente ciclón Evan disponible bajo el siguiente enlace. Ciclon Evan

La Isla Samoa ha sido declarada zona de desastre. Esta noticia se encuentra disponible bajo el enlace. Isla Samoa Se Declara Zona De Desastre Es palpable que en nuestro planeta se están produciendo enormes cambios y sin embargo parece que nos mantenemos ajenos sobre estas y otras realidades. ¿Porqué? Si estos eventos no se reportan en Occidente, y en el caso que se reporten, solo se presentan como eventos de segundo plano, es evidente que alguien no desea que usted conozca ciertas realidades. Esto produce el falso concepto que todo es positivo y bello. No nos podemos regocijar cuando un evento de esta naturaleza y de esta anomalía produce más de 1,800 muertes, tomando en cuenta el número de desaparecidos. Se trata de seres humanos igual a nosotros que han perdido sus vidas por situaciones adversas. Muchos perecieron en las horas de la noche arrastrados por fuertes corrientes de aguas provocadas por las fuertes inundaciones. ¿Cómo podemos hacernos de la vista larga y pretender que estos eventos desastrosos no ocurren cuando la realidad es que ocurren frente en nuestras propias narices? Cuando ocultamos la realidad y fomentamos las irrealidades nos convertimos en amantes de las falacias. Esto no es ser alarmista, es ser realista. La verdad no se oculta por que si la ocultamos nos convertimos en seguidores de mentiras. El ser humano no evoluciona suprimiendo realidades sino que por el contrario evolucionamos cuando enfrentamos las adversidades y nos preparamos para superar las mismas. Negar estas recientes realidades sobre los cambios por los cuales está pasando nuestro planeta es sumergirnos en un laberinto de falsas creencias donde los resultados demuestran ser desastrosos.

El mundo está cambiando su conciencia, eso es hermoso. Es una herramienta que nos permite evolucionar y ascender hacia una nueva conciencia planetaria, espiritual, y espacial. Sin embargo por otro lado cuando nos hacemos de la vista larga y fomentamos la falsa noción que todo es bello y hermoso, nos acercamos al otro polo opuesto a la realidad. ¿O es que acaso pretendemos que la triste muerte y desaparición de más de 1,800 personas es algo agradable? Con el debido respeto que se merecen los lectores; ¿qué tal si se tratase de nuestros familiares? ¿Catalogaríamos dichas muertes como algo bello y hermoso? Durante más de 12 años he afirmado en nuestros escritos que el mundo habrá de cambiar y que eventualmente la humanidad habría de adquirir una nueva conciencia pero al mismo tiempo advertí que no todo sería color de rosas y mucho menos que todo sería hermoso tal y como presenté en un reciente escrito sobre la economía. Esta eventualmente sufrirá unos cambios favorables pero esto no ocurrirá sin que antes se derrumbe el sistema económico actual. No puede surgir un nuevo edificio sin que primero se derrumbe el viejo. El que tenga oído, oiga.