“Cuatro Ciclos Han Pasado Y El Quinto Aún No Ha Terminado.”
 [El Relato Secreto, Los Megatrones]

Por El Agente Megatrón-JCCRojas
Publicado Por Primera Vez En El 2002
 Republicado En 2011 © JCCRojas Todos Los Derechos Reservados

CIVILIZACIONES ANTIGUAS

LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD

¿Cómo podemos explicar ciertas enseñanzas profundas a personas que no asimilan ciertas realidades? Ciertos asuntos resultan conflictivos con nuestro sistema de creencias. Tendemos a rechazar lo que no podemos explicar de manera satisfactoria. Si deseamos asimilar ciertas verdades debemos proponernos la tarea de investigar y realizar ciertas exégesis que ayuden esclarecer asuntos nebulosos. Si las evidencias confirman lo que se presenta, debemos entonces prestar atención a los nuevos hallazgos. La humanidad ha venido recorriendo un largo camino de atrasos y avances. Nuestro planeta junto a nuestra estrella ha realizado ciertas revoluciones dando nacimiento a ciertas civilizaciones que han desaparecido con el transcurrir de las edades. Si hemos de estudiar el propósito de nuestra existencia y nuestra presencia en este planeta; debemos por consiguiente tener una receptividad que nos permita comprender aquellos misterios que están encerrados en las partes profundas de nuestra conciencia. Si subimos a la montaña del conocimiento podemos entonces asimilar los misterios de la humanidad.

CONTINENTE DE PANGEA
1er Ciclo

Los geólogos prominentes y expertos en esta materia están deacuerdo que después del enfriamiento de la superficie terrestre toda la Tierra formaba parte de un gran continente conocido en geología como Pangea. Estaba rodeado por un gran océano conocido como Panthalasia. Con el transcurrir de las épocas surgieron convulsiones en la litosfera causadas por las altas presiones explosivas del magma que causaron el desprendimiento de este continente en dos partes, Laurasia (Norte América, Europa, Asia) y Gondwana (Sur América, África, Antártica, India, Australasia). Cambios en los polos afectó el clima que dio como surgimiento enormes inundaciones y desde luego la corteza terrestre se debilitó. La alta atmósfera experimentó disturbios por los efectos climatológicos y las tormentas geomagnéticas aumentaron lo que provocó una inestabilidad planetaria. Gondwana experimentó los peores terremotos y deslizamientos quedando sobre la superficie terrestre sus partes elevadas. La Tierra siguió su curso hasta que los efectos se hicieron sentir en el hemisferio occidental, Laurasia ocasionando durante milenios el desprendimiento de Norte y Sur América de las costas de África.

Los antiguos griegos, babilonios, caldeos, y egipcios creían que en las zonas del lejano norte existía una raza de seres superiores. Ellos se referían a estos seres como los hijos de los dioses, de los cuales los Nephilim eran descendientes. Ellos creían que estos seres habían descendido de las estrellas. Algunas civilizaciones antiguas creían que algunos seres provenían del sistema estelar de Sirio, Orión, Ursa Mayor, Las Pléyades, y la estrella Arturo. Esta creencia perduró en las mentes de estas y otras culturas durante milenios.

En ese pasado y ciclo de la historia la composición del ser humano era distinta a como se conoce hoy en día. Su estatura era superior a la estatura normal de nuestros tiempos porque creemos que la gravedad era mayor. Mayor gravedad requiere una mayor prolongación de los huesos. Más aún, la composición de las coyunturas eran sumamente flexibles. Se cree que su percepción psíquica estaba refinada y que el subconsciente dominaba gran parte de la personalidad. En esta época el ser humano gozaba de ciertos privilegios que gradualmente fue perdiendo. Un desacuerdo con sus señores produjo la “caída” de su estado de benevolencia. La Biblia y otras culturas antiguas narran estos sucesos pero por cuanto las religiones se basan en dogmas exotéricos a prueba de nada, sus fieles carecen de un conocimiento claro sobre estos misterios. Fue mediante las experiencias amargas que el ser humano despertó. Con el transcurrir de las épocas surgieron cambios climatológicos en la corteza terrestre. El ser humano se pudo superar de los eventos catastróficos. En esta época los “señores” supervisaban la Tierra y la nueva forma de vida que habían creado, la raza humana. El retroceso de su psiquis lo llevó al sendero de lo desconocido. Perdió el sentido original y el propósito de su existencia en este lugar del Universo. La climatología del planeta comenzó a enfriarse por lo que el hombre abandonó su punto de origen y tuvo que emigrar hacia el sur en busca del calor y de un clima adaptable. Con la emigración hacia el sur su composición orgánica experimentó cambios en la piel, sus dientes, y en su estatura. El primer ciclo pasó con grandes estragos climatológicos y geológicos. La Tierra siguió su curso cambiando constantemente pero el hombre supo superar las adversidades convirtiéndose en su propio maestro.

Las culturas antiguas aluden frecuentemente al Norte probablemente por los recuerdos lejanos de sus antepasados los cuales se referían a este lugar como el hogar y la morada de los descendientes de seres superiores (los hijos de los dioses) por que creían que al emigrar hacia el Norte se acercaban más al Espacio debido a la débil presencia de la luz solar y al enfriamiento del clima terrestre. Para ellos era una señal de que se acercaban a lo desconocido y lo relacionaban con el Espacio, el lugar de las estrellas. Para ellos el Norte era el punto de origen de donde descendieron sus señores.

CONTINENTE DE HIPERBÓREA
2do ciclo

Los estudiosos sobre religiones y civilizaciones antiguas son paralelos con la historia que los sacerdotes egipcios de Sais le relataron al historiador Herodoto, considerado como uno de los historiadores prominentes del mundo antiguo. Los sacerdotes de Sais revelaron que con el transcurrir de los tiempos ocurren cambios en los ejes de la Tierra que afecta el clima y producen ciertas calamidades para la civilización del hombre. A consecuencia de estos cataclismos, los seres humanos se veían obligados a comenzar de nuevo como si fueran niños. En los relatos antiguos encontramos que el ser humano medía aproximadamente unos 12 pies de estatura y se alimentaba mayormente de los frutos de la tierra. Esto explica porqué el ser humano poseía un ciclo de vida prolongado. La carne que nos sirve de alimento contiene propiedades que corrompen con más agilidad nuestro sistema de digestión. El clima también es un factor determinante para la salud del ser humano. La inhalación de partículas puras ayuda a la preservación de los tejidos de la piel, la pureza de la sangre, y la prolongación de las partes internas del cuerpo humano. Cuando analizamos de cerca los escritos de estos manuscritos antiguos podemos comprender claramente las realidades que nos presentan. Con el correr de las edades estos eventos eran mencionados de forma oral lo que dio surgimiento a los mitos y a las leyendas. Todo relato que pasa de generación en generación de forma oral, se distorsiona con el correr de los siglos y caen en un laberinto de confusiones. Eso es innegable.

A pesar del rechazo que existía en años y siglos recientes los documentos antiguos muestran que sus relatos tienen fundamentos en hechos verídicos. Muchos eruditos rechazaban la existencia de Troya. En su obra La Iliada, Homer narra sobre esta antigua ciudad. El alemán Heinrich Schliemann creyó los relatos de esta obra y pudo restablecer ante la historia la veracidad de la existencia de Troya. Una clara demostración que el escepticismo no siempre es saludable especialmente cuando se trata sobre estudios e investigaciones. Churchward explica las afinidades que existen entre las lenguas mayas y griegas. Estas contienen palabras muy similares que provienen de una lengua más antigua conocida como el Mayax. La lengua de Mu un continente que reguló gran parte del mundo antiguo localizado en el lejano pacífico mejor conocido como Lemuria. La palabra hiperbórea guarda estrecha relación con plantación. Este es el segundo ciclo de una gran potencia que reguló el mundo en sus tiempos. Muchos reinos se levantaron en todos estos ciclos, pero cinco fueron los protagonistas que llevaron a la humanidad hacia nuevos senderos. Hiperbórea corresponde a uno de estas potencias.

CONTINENTE DE MU [LEMURIA, NAACAL]
3er Ciclo

Las recientes investigaciones de la ciencia están en afinidad con los relatos arcanos que se protegieron para que evitar que fuesen destruidos por los poderes eclesiásticos del pasado. Los relatos antiguos narran que la primera civilización del planeta tuvo su origen en el lejano norte antes de que ocurriese la era glacial. Existen referencias que señalan al hombre como descendiente de la “tierra de los dioses, el Monte Meru.” Alude a los lejanos lugares del Norte. En la antigua China, se creía que los emperadores obtenían su poder del dios dragón relacionándolo con el norte celestial y por consiguiente con la estrella Draco, las estrella polar. Esta referencia alude a la creencia de que los antepasados de los emperadores eran reyes provenientes del Espacio Exterior. Esta es la verdad encerrada sobre la coordenada del norte. El templo solar y el trono imperial estaban dirigidos hacia el Sur mientras que el pueblo y los adoradores estaban orientados hacia el Norte. Este detalle revela la alta creencia entre los orientales de que los antepasados de sus reyes eran descendientes de razas superiores que una vez descendieron en las zonas del lejano norte. Es por eso que los chinos veneraban la constelación de la Osa Mayor.

En el papiro de Ani encontramos varias referencias sobre seres luminosos que se presentaban ante Osiris. Se hace referencia sobre su morada en la constelación de la Osa Mayor en el hemisferio norte del plano celeste. Los habitantes de Hiperbórea habitaban cerca de la región de los Himalayas. Es una creencia viable que las convulsiones de la tierra incrementaron y grandes estragos quebrantaron la corteza terrestre. El suelo estaba sostenido por capas de hielo las cuales se derritieron lo que produjo el hundimiento de la superficie. El hombre realizó un éxodo y viajó hacia el Sur en busca de un mejor clima cálido. Se cree que la estatura promedio del ser humano era de aproximadamente unos ocho pies.

En los centros académicos se ha enseñado que el ser humano de esta época no era contemporáneo con las grandes bestias salvajes, dinosaurios. Tal aseveración es incorrecta como demostraré a continuación. Al viajar hacia el sur hacia lugares tropicales llenos de vegetación el hombre se encontró con algunas de las grandes bestias del pasado. La ciencia comprobará esto en un futuro no muy lejano. Los estudios de Charles Fort y los estudios de otros investigadores revelan que se han encontrado bloques de metales en la parte interna sugiriendo la presencia humana en estas épocas lejanas y remotas.

En el Gran Canyón en el estado de Colorado, EE.UU. se han descubierto petroglífitos con dinosaurios impregnados. Se puede apreciar a un Tyrannosaurus Rex erecto con su boca abierta. Al frente de la bestia aparece un hombre con una vara en las manos en señal de combate contra el dinosaurio que lo amedrenta. Esto constituye para la ciencia de nuestros tiempos un grave problema. Estos dinosaurios vivían mayormente en terrenos pantanosos o llenos de vegetación donde la presencia del agua era extremadamente abundante. El agua es sumamente necesario para todas las especies para su supervivencia. La ciencia afirma que esta parte del gran Canyón no estuvo bajo agua durante los pasados 40 millones de años. ¿Cómo pretenden establecer que un Tyrannosaurus Rex vivía en la región del Gran Canyón cuando es una región árida que se compone de rocas, carece de vegetación, y carecía de agua abundante? Las pruebas petroglíficas testifican que debe realizarse una reinvestigación sobre lo que se enseña en los centros académicos y muestra a la vez un grave error sobre la historia de los dinosaurios y sobre la humanidad.

Los lemurianos creían que los maestros cósmicos habían llegado a nuestro planeta a través de las estaciones planetarias de Saturno y Venus. Aquí comenzó el culto del “dios padre” que mora en el cielo confundiendo de esta manera el culto a Dios, el Absoluto, el Supremo, en el cual vivimos y existimos. La confusión del Dios creador y el dios cósmico (proveniente del Espacio) ha capturado las mentes de las religiones y se refleja aún en nuestros tiempos. El coronel James Churchward quién pasó una gran parte de su vida estudiando los antiguos templos hindú narra en uno de sus libros:

“Existen dibujos e instrucciones para la construcción de la nave y su maquinaria al igual que el generador para su poder de propulsión, etc. El poder de alimentación se absorbe desde la atmósfera en forma simple e inexpensiva. El generador guarda un parecido a una turbina de las nuestras pues funciona y opera hacia una cámara y hacia otra… el poder es ilimitado, o puede ser ilimitado por lo que los metales puedan soportar… He encontrado narraciones de varios vuelos realizados que de acuerdo a nuestros mapas comprenden una distancia de unas 1000-3000 millas sucesivamente.” [James Churchward Los Hijos De Mu. Neville Spearman Ltd. Londres 1959]

Churchward ha estudiado profundamente los templos antiguos, el manuscrito troyano, y un libro antiguo maya escrito en Yucatán. Se cree que el libro fue escrito hace unos 2000-3000 años. Churchward estudió también el código cortesano. Realizó unas referencias sobre un record antiguo escrito en un templo budista en Lhasa. Todos estos escritos confirman las narraciones sánscritas acerca del imperio del sol que fue destruido en tiempos lejanos.

El Popul Vuh libro sagrado de los mayas quichés hace referencia sobre una civilización antiquísimamente remota que poseía conocimiento sobre la nébula y todo el sistema solar. Pasar por alto estos escritos y la información que proveen sería sinónimo de pedir pruebas escritas y luego que las mismas se presentan las ignoramos. Los escritos de los pueblos antiguos nos hablan sobre la presencia de seres espaciales que interactuaron junto a estas civilizaciones. Estos pasaron a ser los héroes de la antigüedad que en algunas ocasiones prestaban su ayuda y en otras nos castigaban con fuego del cielo. Algunas civilizaciones los veneraban como los Elohim, los dioses que descendieron de las estrellas.

ATLANTIS
4to Ciclo

Atlantis es probablemente el más controversial de estos ciclos o grandes imperios que dominaron gran parte del mundo conocido. Es el más reciente de los ciclos mencionados. Por todo lo largo de su historia la humanidad ha sido inspirada por estos cuatro poderes. Estos influenciaron en el mundo antiguo pues fueron los reinos que lograron casi en su totalidad el “dominio mundial.” A lo largo de la historia muchos reinos se han levantado pero han caído en un lapso de tiempo razonable. Los cuatro reinos mencionados fueron ciclos en que estas civilizaciones predominaron durante el transcurso de varios milenios. Mientras mayor tiempo disponga una civilización mayor es la probabilidad tecnológica y científica que pueda alcanzar.

La ciencia avanza a pasos agigantados y sus descubrimientos son solo confirmaciones sobre lo que encontramos escrito en los manuscritos de la antigüedad. Según algunos escritos, hace aproximadamente unos 800,000 y 200,000 años una parte occidental de la Tierra fue dividida en dos grandes islas, Ruta y Daitya. Cerca del 80,000 a.c. hubo una gran convulsión que dejó solo parte de Ruta con una gran ciudad llamada Poseidonia, siendo ésta sumergida cerca del año 9,564 a.c. Esta es la narración de la cual hace Platón en su obra Timeo y Critias: “En una noche de tormentas y terremotos Atlantis fue destruida.”

A lo largo de la historia ha existido mucha confusión sobre la polémica historia de Atlantis. Los textos secretos narran que Osiris era un sacerdote que llegó de la tierra de Atlantis. Según los mismos Osiris poseía conocimientos sobre distintas ciencias por lo cual los habitantes de Egipto lo aceptaron como sacerdote y rey de toda la tierra de Egipto. Osiris dejó unos escritos que no se conoce en la historia regular. Después de su muerte sus seguidores lo veneraron y lo elevaron al rango de un dios. La Biblia narra algo parecido. Cuenta que después de la muerte de Moisés “Dios” escondió su cuerpo. Sin embargo en otro pasaje bíblico se documenta el lugar donde lo sepultaron. La preocupación por “esconder el cuerpo de Moisés” era debido al temor de que el pueblo lo venerara y lo elevase al rango de un dios. Esto se hizo para evitar el culto a los muertos quienes luego pasaban a ser los dioses de estas civilizaciones.

Los relatos esotéricos del Ramayana narran con suma claridad la victoria que Rama tuvo sobre Ravan, señor de Lanka en Ceilán. La victoria de Rama representa la victoria de los hijos de Dios sobre los atlantes quienes se rebelaron contra los señores del firmamento, que son a la vez los señores del fuego. En la cultura oriental éstos eran vistos como los seres de luz cuya morada se remontaba en el lugar de las estrellas, extraterrestres. El libro Stanzas de Dzyan escrito en el antiguo idioma de Senzar narra como los señores del fuego descendieron e inspiraron a la civilización de Lemuria. Estos relatos son eventos sobre la historia no escrita que quedaron borrados por la calamidades y las grandes guerras del pasado donde se destruyeron enormes cantidades de papiros y manuscritos antiguos.

El iniciado de alto rango posee pleno conocimiento sobre los reyes de la luz, soberanos de dinastías divinas quienes obedecían a la Jerarquía Cósmica conocida en los círculos secretos como la Federación Solar. En uno de los museos de Europa se encuentra varias pruebas sobre la existencia de Atlantis. En un artefacto escrito en idioma antiguo se lee la inscripción; “de Chronos, rey de Atlantis.” Aquí tenemos prueba de la arqueología donde no solo se menciona Atlantis sino a uno de sus reyes. Uno de los siete sabios más grandes del mundo antiguo, Solón narra que en una de sus visitas al templo de Sais en Egipto pudo ver dos grandes columnas con el relato de la gran isla que se sumergió en occidente. El nombre de la isla estaba tallado en las columnas, la isla mencionada era Atlantis.

Otro de los sabios antiguos que nos habla sobre Atlantis es el filósofo griego Philo. Narra en detalle la magnificencia, religión, leyes, la gloria de Atlantis y su decadencia. Atlantis era conocida por los aztecas y toltecas como “la tierra donde se levanta el sol.” La razón para esto es que desde Centro América Atlantis quedaba en el este. La sabiduría profunda se esparció por medio de los antiguos sacerdotes e iniciados de la India, Babilonia, Persia, y Egipto. El texto del Ramayana habla sobre la estatura elevada de los Rakshasas. Sus descendientes emigraron del norte hacia el sur en busca de un mejor clima debido a una calamidad que ocurrió en los lugares fríos del norte.

Como es de suponer, el desarrollo de una civilización incrementa a medida que transcurre las épocas. Al llegar a la cúspide del conocimiento sobre los átomos es posible que estas civilizaciones desarrollasen armas que sirvieron como herramientas que generaron la destrucción en masa. El mal uso de estas fuerzas destructivas pudo haber generado un ciclo de genocidio que afectó nuevamente a la población planetaria. Algunos libros del antiguo oriente hablan sobre “rayos poderosos” que emanaba de fuerzas enemigas. Con el transcurrir de las edades estas civilizaciones se degeneraron hasta que llegaron a un primitivismo por consecuencias de algunas calamidades y por el genocidio de varias guerras que se produjeron en grandes escalas.

Las pirámides y la esfinge de Egipto son más antigua de lo que la historia ha reclamado. Algunos expertos reclaman que la esfinge pudo haberse construído cerca de 6,000 años. Otros proponen que la esfinge se construyó cerca de 8,000 años. Esto estremece los cimientos de la historia académica pues se ha enseñado durante décadas que la esfinge se construyó cerca de 4,500 años. Los estudios revelarán nuevos hallazgos que estremecerá los cimientos de la rama empírica y educativa. Las evidencias serán presentadas ante la luz pública en un futuro no muy lejano.

Anuncios