Era De La Luz Parte 1

Por El Agente Megatrón-JCCRojas

Escrito Originalmente En El 2002

© JCCRojas 2011

Este escrito al igual que los demás presentes en este Web tales como; Vida Extraplanetaria A La Luz De Las Escrituras, Los Megatrones Hablan, El Secreto De Melquisedec, Abraham Y El Dios Cananeo, El Montaje De Lucifer, Un Análisis Del Griego Koiné, Misterios Ocultos De La Biblia, formaron entre otros los escritos originales de nuestros pasados Webs megatrones.com, megatrones.net, y megatrones.org cuando iniciamos la Revolución Intelectual en el año 2000. Nuevamente presento los mismos debido a la infinita petición del público que está sediento por adquirir conocimiento. Es pues con gran afecto que presento nuevamente los escritos de los cuales soy el autor intelectual y el propietario. Espero que la luz del Universo ilumine sus conciencias.

Sinceramente, JCCRojas

“El Final De Una Era Es El Principio De Otra Era.”

[Megatrón]

Exposición I Falsificación De La Biblia Y La Segunda Venida De Cristo

¿Se ha sentido deprimido cuando hablan sobre el fin del mundo? Pues le tenemos buenas noticias, el “fin del mundo” es solo el fin de un sistema. Por supuesto esto implica ciertas consecuencias pero hay esperanzas. Después del caos viene el orden. Lo que me interesa presentarles es el proselitismo y la forma en que las religiones espantan de terror a sus seguidores. Las guerras las hemos tenido a lo largo de nuestra historia; éstas continuarán hasta que se implante un sistema que supere las verdaderas diferencias del primitivismo humano. Conozco el idioma en que se escribió el Nuevo Testamento (Griego Antiguo, dialecto Koiné) y presento los textos bíblicos tal y como aparecen en los manuscritos griegos. Los lectores del mundo quedarán sorprendidos cuando descubran lo que los textos realmente presentan y como han sido manipulados de manera intencional para controlar psicológicamente a las masas. Pasemos pues y analizemos el engaño perpetrado por aquellos que proclaman ser los “defensores de la Biblia.” Lo siento Roma, pero la edad del oscurantismo ya terminó. La edad de luz ha llegado.

“…y he aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el FIN DEL MUNDO.” [Mateo 28:20]

Note que hemos escrito la frase “DEL MUNDO” en letras mayúsculas para captar la atención de los lectores. Presentaremos el texto tal y como aparece escrito en el idioma original griego koiné que es el idioma en que se escribió el Nuevo Testamento con algunas excepciones. Los lectores quedarán estupefacto al descubrir que el texto original; ¡¡No expresa nada en cuanto al FIN DEL MUNDO!! En el griego koiné la palabra para mundo es cosmos, cosmoe, cosmon, y sus variantes. Cuando leemos este texto en los manuscritos del antiguo griego koiné la palabra que aparece es aionos. ¡Esta palabra griega no significa mundo! Aionos, eon, o aeon significa siglo, edad, pero traducir tal palabra por la frase “fin del mundo” es un atentado contra la lingüística del antiguo griego koiné por que cambia por completo el significado del texto y la historia que encierra sobre la  iglesia primitiva. Es a la vez un acto de fraude y revela una alta falta de sinceridad por parte de los traductores de la Biblia.

La Biblia de Jerusalén (otra versión católica) traduce el texto: “yo estoy con todos ustedes hasta el fin de LA HISTORIA.” Lo interesante sobre este asunto es que en los manuscritos griegos la palabra “HISTORIA” tampoco aparece. Sin embargo la palabra que encontramos en los manuscritos griegos es αϊώνος. Traducir esta palabra por fin del mundo es una conspiración contra la gramática y la terminología del griego antiguo koiné. Los traductores del Vaticano han falsificado el texto intencionalmente y eso convierte el texto en una traducción espuria. (Espuria=Falso, despojar una o varias palabras de su verdadero significado). Cuando leemos el texto en el griego koiné esto es lo que encontramos: “y he aquí yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del siglo.” La gramática del griego antiguo no presenta “fin del mundo” sino “fin del siglo.” [Tou aionos en griego] Antes de explicarles por que el texto se cambió le mostraremos el texto tal y como aparece en el manuscrito griego.

καί

ίδούέγώμεθύμώνείμιπάσας

τας

ημέραςέωςτηςσυτελείαςτοναϊώνος

y mirad yo con vosotros estoy todos

los días hasta la consumación del

 siglo.

Esta es la manera en la que aparece el texto en el manuscrito griego koiné. Es obvio que el texto no menciona en lo absoluto nada sobre el fin de un mundo sino que expresa un apoyo hasta el fin DEL SIGLO. Si el escritor bíblico hubiese deseado escribir “hasta el fin del mundo” el griego antiguo tenía esa palabra disponible en su vocabulario. Para expresar la frase “el fin del mundo” la gramática griega debe expresar τουκόσμος cuyo significado es “del mundo.” Los traductores del Vaticano han despojado el texto de su significado real para ocultar la verdad histórica en cuanto a la doctrina sobre el advenimiento de Cristo tal y como lo creía la Iglesia Primitiva. Ahora pasemos a la parte histórica y analizemos porqué este texto ha sido alterado.

Exposición II ¿Porqué Los Cristianos Vendieron Sus Propiedades?

Los cristianos de la iglesia primitiva tenían la esperanza de que el retorno de Cristo ocurriría antes de finalizar el siglo. ¿Existe prueba bíblica que refleje esta realidad? Por supuesto. Presentamos a continuación los pasajes bíblicos donde el apóstol Pablo adoctrina a la iglesia sobre la segunda venida de Cristo y que la misma ocurriría antes de finalizar el primer siglo. (El siglo en el que ellos vivían).

“Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor; que NOSOTROS que vivimos, que HABREMOS

quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.” [1Tesalonicenses 4:15]

 Τούτο

γάρύμινλέγομενένλόγω

κυρίον

οτιήμειςοίζωντεςοίπεριλειπόμενοι

Porque esto os decimos por palabra

de(l) Señor que nosotros los que vivamos,

είς τήνπαρουσίαντοϋκυρίουούμή

los que quedemos hasta la presencia del Señor

ού μήφθάσωμεντούςκοιμηθέντας

de ningún modo hemos de preceder a los que durmieron.

La enseñanza de Pablo sobre el retorno de Cristo es que se llevaría a cabo no en siglos lejanos sino en sus días de vida. Queda pues fuera de toda duda bajo el análisis de la gramática del manuscrito Griego Koiné que los primeros cristianos enseñaron y creían que la segunda venida de Cristo ocurriría en sus días de vida, en su siglo. Como ser humano Pablo conocía que su cuerpo terrenal no era eterno. Pero lo interesante aquí es que el apóstol CREE que nunca experimentaría la muerte física pues tenía la certeza que Cristo regresaría en los días en que vivía. La palabra griega ήμεις (nosotros) no deja duda acerca de lo que el apóstol enseñó como doctrina fundamental. El apóstol presenta como dogma incuestionable que Cristo vendría en sus días de vida antes de finalizar el siglo. Note que hemos escrito las palabras NOSOTROS y QUE QUEDEMOS en letras mayúsculas. Esta es la prueba sobre la gramática del griego koiné que revela que la iglesia esperaba la segunda venida de Cristo antes de finalizar el siglo. Si Pablo hubiese deseado enseñar que la venida de Cristo ocurriría siglos después en un futuro lejano él tenía disponible el vocabulario para expresar tal idea. Hubiese escrito (τά, τών, τάς) dependiendo del contexto de la gramática. En su contexto simple significa (los) y alude a “los que queden” en referencia a un futuro lejano. De esta manera el apóstol hubiese enseñado que la venida de Cristo se cumpliría no en sus días de vida sino en siglos posteriores. Los lectores pueden analizar lo que está escrito en el manuscrito griego koiné, que de hecho es el idioma en que se escribió el Nuevo Testamento. Por consiguiente es necesario utilizarlo como patrón y guía de referencia sobre todos los idiomas por tratarse del “idioma original.”

El texto ha sido traducido correctamente ya que la palabra ήμεις significa nosotros. Tal frase vincula al apóstol con el acontecimiento lo que muestra su fiel creencia de estar vivo en la carne para recibir la venida de Cristo. Queda esclarecido que la doctrina fundamental sobre la segunda venida de Cristo era que éste regresaría antes de finalizar el siglo. ¿Nos preguntamos, quién los indujo a esta enseñanza? Nada mas y nada menos que el apóstol Pablo. Sin embargo a lo largo del análisis de la Biblia encontramos otros pasajes bíblicos que muestran la fiel creencia de los cristianos del primer siglo. Ellos esperaban la manifestación en sus días de vida y no en siglos posteriores como se enseña en la actualidad.

“Y vendían sus propiedades, y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno.” [Hechos 2:45]

En El Manuscrito Griego Koiné

καί τάκτήματακαίτάςυπάρζεις

y las propiedades y las posesiones

έΠίΠρασκον καίδιεμέριζοναυτάπασιν

vendían y distribuían las a todos.

Los dirigentes religiosos no le expresarán a sus seguidores que la razón por la cual los cristianos del primer siglo vendieron sus propiedades se debe a que no estaban interesados en bienes terrenales ya que se reunían fervientemente esperando la venida de Cristo la cual creían se produciría en sus días de vida. (Antes de finalizar el siglo). Invitamos a todos que estudien la historia de la iglesia y la cultura judía para que dejen de ser parásitos mentales ya que reciben información de sus dirigentes la cual no verifican y tampoco estudian. Le aconsejamos que realicen análisis sobre la gramática del griego koiné y estudien la historia de los manuscritos.

Conclusión, la razón por la que el texto ha sido cambiado se debe a la realidad de que la venida de Cristo no se cumplió tal y como aparece escrita en el idioma original del griego koiné. Esto representa un grave problema para el Vaticano y para los fundamentalistas. Después de todo, ellos enseñan que la “palabra de Dios es perfecta” y no contiene errores. Bueno, miren lo que tenemos aquí. ¡Hemos sorprendido a los “hombres de Dios” falsificando la Biblia! En el Griego Interlineal del Nuevo Testamento, los propios expertos del griego koiné dejan escrito un pequeño comentario sobre el texto y la frase “fin del mundo.” Sobre si es correcto traducir el texto por “fin del mundo” ellos escriben el siguiente comentario;

“aionos LITERALMENTE fin del SIGLO.” Hemos atrapado a los propios teólogos y expertos del griego koiné con sus propias armas pues fuera de toda duda razonable ellos reconocen, admiten, y lo ponen por escrito en el Nuevo Testamento Griego Interlineal que en este caso la traducción correcta para aionos NO ES fin del mundo, sino “hasta la consumación del SIGLO.” ¿No hemos expresado que ellos han falsificado la Biblia? Ahí tiene usted otra prueba irrefutable. [Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español, Francisco La Cueva, traducción del experto en griego koiné doctor Bruce Metzger, vean página 136 en relación a Mateo 28:20].

Exposición III La Trinidad

En lo personal no tengo nada en contra de la Trinidad. Pero estoy en contra de aquellos textos que han sido falsificados, fabricados, y que no forman parte de la Biblia “original” como es el caso del siguiente texto bíblico.

Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.” [1Juan 5:7]

Este texto es un baluarte para la enseñanza de la Trinidad. En Mateo, Marcos, Lucas, y Juan las palabras de Jesús hacen énfasis en el Padre, él (el Hijo, Logos), y el Consolador (Espíritu Santo). Por consiguiente esto denota una tríada o una trinidad. En base a esto los padres de la iglesia católica dedujeron que existía un denominador común. La deidad opera (según ellos) en un conjunto de tres personas divinas. Muchos textos han sido interpolados y hasta resultan conflictivos con el monoteísmo del judaísmo. Algunos textos son manipulaciones realizadas por parte de los traductores de la Iglesia.

Más importante aún es que, posiblemente a los lectores les de un “infarto cardiaco” cuando se enteren de lo siguiente. Este texto NO APARECE EN LOS ESCRITOS GRIEGOS DE LA BIBLIA. Nos referimos al manuscrito del Griego Antiguo Koiné. Dicho de otro modo; el apóstol Juan NUNCA escribió tal cosa. El texto no aparece en el manuscrito griego. Tampoco aparece en la versión siríaca conocida como la “reina de las traducciones”. El texto tampoco aparece en el papiro elefantino ni en el manuscrito de Alejandría. ¡Sorpresa, han sido engañados por el Vaticano!

El texto solo aparece en una versión del latín de una época muy posterior. ¡El texto tampoco aparece en los primeros textos del latín! Si el texto hubiese formado parte de la “Biblia” lógicamente aparecería en los manuscritos de la versión siríaca, el manuscrito de Alejandría, el papiro elefantino, y sobre todo en el manuscrito griego koiné. El texto NO APARECE en ninguno de estos manuscritos. El Vaticano ha navegado tan lejos que ha falsificado la “palabra de Dios” de forma maliciosa con toda la intención de reforzar la doctrina de la Trinidad. ¿No se supone que estas personas sean honestos y sinceros? ¿Dónde está la honestidad y la sinceridad del Vaticano cuando intenta engañar a las masas añadiendo un texto que el apóstol

NUNCA escribió? No han añadido una palabra sino 23 palabras que no forman parte de los escritos de los apóstoles. Tal acto refleja una conducta fraudulenta por lo que acusamos al Vaticano de fraude y falsificación. Este acto debe ser repudiado por todos los amantes de la verdad.

¿Cuándo Se añadió El Texto?

Se cree que el texto se añadió cerca del 4to siglo de nuestra era por Jerónimo, uno de los escolásticos prominentes de la iglesia católica. Por lo tanto, ya que el texto no forma parte de los manuscritos antiguos  y griegos, esto pone de manifiesto que la traducción es totalmente espuria. Nuevamente hemos desvelados los misterios de la institución del Vaticano. El slogan hace eco en las mentes de los amantes de la verdad. “Conozco tus secretos y todos tus misterios Roma.” Pero si hemos de analizar lo que enseña la misma Biblia debemos escuchar las palabras del siguiente texto:

“Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro. Si alguno añadiere a estas cosas Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.” [Apocalipsis 22:18]

Por el contenido del texto podemos deducir que si las palabras del libro son verdaderas, entonces sin duda alguna el Vaticano ya tiene la certeza de que será invadido por las plagas debido al atrevimiento de falsificar su propio libro sagrado. De ser así entonces el Vaticano debería realizar obras de penitencia ya que la “maldición de Dios” está sobre ellos. Este es el mensaje que el texto expone de forma clara, precisa, y concisa. No hace falta realizar más comentarios al respecto.

Exposición IV Textos Fraudulentos

“Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad…” [2 Pedro 2:4]

En El Manuscrito Griego Koiné

ζόΦου ταρταρώσας Παρέδωκεν είς κρίσιν

de oscuridad arrojando(los) al tártaro entregó para juicio

Los lectores se sorprenderán al saber que en el manuscrito bíblico koiné la palabra infierno NO APARECE en este texto por ninguna parte. Cuando la palabra de un texto se cambia por otra y su significado cambia, dicho acto se conoce como fraude. Escoger palabras que cambian el contenido general y el significado de las mismas es un acto de manipulación elaborada que manifiesta la intención egoísta del traductor por alterar los escritos griegos. Debemos preguntarnos; ¿porqué se altera la gramática y el significado de las palabras?

En el griego koiné la palabra para infierno es γέενναν [geennan, gehenna, y sus variantes] Hemos presentado el texto tal y como aparece en el manuscrito griego antiguo. Los lectores y los estudiosos pueden ver lo que expresa realmente el manuscrito griego. Los traductores han falsificado el texto al traducir la palabra griega ταρταρώσας por infierno. Esto es verdaderamente un fraude contra la gramática del griego koiné. La transliteración de la palabra griega ταρταρώσας es tartarosas y significa tártaro. Los estudiosos de religiones antiguas y los conocedores del griego koiné sabemos que el tártaro es una enseñanza muy distinta a la enseñanza del infierno, tártaro e infierno no son sinónimos. Traducir estas palabras de esa manera solo refleja dos cosas; primero, que la persona desconoce la lingüística y la gramática del griego koiné mostrando su ignorancia; o segundo, que el traductor conoce los términos del griego koiné. En este caso, si el traductor conoce los términos y cambia una palabra por otra; entonces es muestra definitiva que él desea cambiar el contenido del contexto original. Habría que preguntarse porqué un traductor incurre en el acto de cambiar palabras y sustituirlas por otras cuando tiene pleno conocimiento de que existen grandes diferencias y no son sinónimas.

La enseñanza del tártaro no es judía ni cristiana. ¿Qué hace entonces una enseñanza “anti judeo-cristiana” en los escritos de la Biblia? La enseñanza del tártaro pertenece a las religiones antiguas precristianas, algo que cualquier estudioso del griego koiné conoce a cabalidad. Esta enseñanza era tan real para los griegos que perduró en su conciencia colectiva durante siglos. ¿Porqué se cambió esta palabra? El escritor de este libro, según fuentes católicas y protestantes es el apóstol Pedro. Ahora bien, analicemos el gran problema sobre este particular. Pedro no era griego sino judío. Era monoteísta y no creía en el tártaro puesto que es una enseñanza de religiones paganas precristianas. La enseñanza del tártaro no forma parte del sistema de dogmas del judaísmo. ¿Porqué el escritor bíblico utilizaría una enseñanza pagana si él era estrictamente monoteísta? ¿Tiene algún sentido establecer que usted es monoteísta, pero trae y acepta enseñanzas paganas de otras religiones cuando usted ataca todas las demás religiones? Cualquier persona experta en lógica y que tenga una gran capacidad analítica inmediatamente se percata de que “algo anda mal.” Los teólogos ofrecen una explicación ambigua. Ellos alegan que aunque el apóstol no creía en la doctrina del tártaro utilizó esta palabra para hacerle ver a los griegos (ya que el tártaro es una enseñanza griega pagana) una gran verdad espiritual. De ser cierto esto, entonces el apóstol está utilizando el engaño con todo el conocimiento para convencer a un grupo étnico sobre un futuro castigo. La lógica de esto se cae ante el hecho de que el apóstol tenía disponible en el vocabulario del griego koiné la palabra GEHENNA y los griegos lo hubiesen asimilado sin problema alguno. La respuesta que los teólogos ofrecen son meramente excusas para encubrir la verdad central de que los hemos atrapado nuevamente falsificando la Biblia.

Las diferencias existentes entre el infierno y el tártaro las analizaremos a continuación. Las personas con una mala conducta terminaban en este lugar lleno de tinieblas y de múltiples laberintos. No era un lugar de dolor insoportable sino un lugar de agonía mental donde el individuo tenía que encontrar la salida correcta para escapar del tártaro. Había esperanzas para el retorno a la felicidad pues el tártaro no era un lugar de tormento eterno. La enseñanza del infierno por otra parte es muy distinta ya que la persona no tiene escapatoria alguna y está condenada para toda la eternidad y sufre un tormento (dolor) eterno, y no existen laberintos como en el tártaro. De modo que ambas enseñanzas no son sinónimas. Si el apóstol Pedro era monoteísta y creía únicamente en el Dios Jehová; ¿no le parece raro que aceptara la enseñanza del tártaro cuando ésta es una enseñanza pagana y opuesta a su propia fe? Hemos llegado al fin de esta paradoja conflictiva. Ningún cristiano aceptaría en nuestro tiempos la doctrina del tártaro por que sus líderes no se lo han inculcado. ¿Porqué el “apóstol Pedro” utilizó la palabra tártaro como parte de sus escritos? Los traductores del Vaticano “metieron la mano” y utilizaron esta enseñanza para influenciar a los pueblos paganos. Si no aceptaban el cristianismo serían llevados al lugar de los laberintos oscuros (tártaro) donde sus almas pasarían largos siglos tratando de encontrar la salida. Esta es la razón por la que ningún teólogo habla sobre el tártaro. Los feligreses desconocen por completo estas realidades por que desconocen los escritos bíblicos escritos en el idioma original griego koiné y también desconocen la historia de los manuscritos.