Se entiende por intelectualismo; "perteneciente o relativo al entendimiento. espiritual, incorporal. Dedicación al cultivo de las ciencias y de las letras." El "fenómeno intelectual" como lo catalogan algunos analistas ha acaparrado la conciencia de millones de ciudadanos que viven en el hemisferio occidental. Recientemente los ciudadanos de Sur América unidos a varios políticos prominentes de la región han tenido la valentía de refutar las palabras irrealistas de Benedicto XVI. Recordarán que en su discurso de la V Conferencia Episcopal para Latino América, el Papa realizó unas expresiones que marchan en la dirección contraria a la realidad histórica del continente americano. Algunos teólogos, políticos, y analistas sociales han expresado que las palabras del Papa es un insulto a los indígenas. El Vaticano camina por un sendero de fantasía cuando su representante mayoritario expresó que; "los indios esperaron en el silencio de su interior la llegada de Cristo." La realidad es que antes de la llegada de los colonizadores los indios de América no tenían conocimiento alguno sobre la persona de Cristo. Pero el mensaje que Benedicto XVI emitió es que los indios anhelaban ser conquistados por fuerzas extranjeras [conquistadores]. La historia nos presenta un cuadro muy claro sobre los acontecimientos y la conducta imprudente del Vaticano. Tenemos que recordar esos episodios de la historia, tristes y dolorosos donde la rama eclesial masacró millones de indios y trajo el genocidio más grande de la historia de las Américas. Los indios y ciudadanos de Centro América y de Sur América no pueden olvidar el holocausto y los crímenes cometidos por la Iglesia Histórica quien trata de infundir por todos los medios una imagen totalmente irrealista creyendo que puede lavar el cerebro de nuestra civilización postmoderna.

Uno debe ubicarse en la posición de esos aborígenes y enfocar su mirada interna hacia esa época oscurantista pues la conquista de América se llevó a fuerza de balas y de sangre. Si imaginamos por un momento que nuestras familias e hijos son masacrados por una civilización externa que viene a imponer su sistema político y religioso es muy difícil visualizar semejante hecho como proveniente de Dios cuando el mismo se ancla en el genocidio. Por sus frutos tenemos que concluir que semejante institución no procede de Dios máximo aún cuando ha violado los mandamientos principales y básicos de la Biblia; "no matarás." Por ese motivo, los indígenas y varios políticos prominentes se llenaron de valentía y no solo refutaron el mensaje del Papa sino que lo rechazaron contundentemente. Es lo que cualquier amante de la verdad hubiese hecho, defender la verdad. En años pasados semejante conducta se consideraba prohibida pues era un tabú. ¿Contradecir al Papa, la figura máxima del Vaticano? Ni lo pienses. ¿Porqué está prohibido rechazar declaraciones que no son reales? Después de todo la misma Biblia exhorta; "Hablad la verdad cada cual con su prójimo." Es obvio que en su discurso de la V Conferencia Episcopal Benedicto no habló la verdad con los millones de ciudadanos de América Latina y por tal motivo los hispanos se levantaron como una gigantesca oleada y rechazaron contundentemente su mensaje no solo por ser ofensivo sino por que descansa sobre una plataforma ficticia. Esa reacción orquestada por las masas se hizo una realidad por que América HA DESPERTADO SU CONCIENCIA y no está dispuesta a la marginación. Esos tiempos de sumisión acondicionada a la ignorancia ha cesado. El conocimiento ha sido una de las herramientas eficaces que ha logrado emancipar las conciencia de occidente.

Nos encontramos en el pleno umbral de un nuevo mundo donde se desarrollan transiciones que motivan cambios sociales, educativos, y políticos que fomenta la protección de la dignidad humana. La Revolución Intelectual es una nueva corriente filantrópica que busca no solo la superación del ser humano cuyo propósito es incrementar el potencial intelectualista y la recalibración de su conciencia para equilibrar su espíritu con las fuerzas del Universo. Solo así podemos madurar y crecer sanamente como una digna civilización que ha sabido superar las fronteras de los prejuicios y de las clases sociales. Cuando el ser humano desarrolla guerras creadas bajo pretextos fascistas la humanidad se degenera a si misma y se sumerge en un laberinto oscurantista que esclaviza no solo su conciencia sino su libertad. Es pues nuestro propósito convertirnos en visionarios y en propulsores de la nueva humanidad que emerge en estos tiempos. Una nueva humanidad, una nueva civilización, una nueva conciencia. 

http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=302816

 

Anuncios