Por JCCRojas

© JCCRojas Octubre de 2012.

En el Libro De Los Muertos de los egipcios encontramos la frase “Zep Tepi” cuyo significado alude “al primer tiempo.” Es una referencia a la “primera época.” Alude al principio, el inicio de la civilización pre-egipcia. Ellos fueron los verdaderos constructores de la Gran Esfinge. La arqueología moderna aún no acepta dicha noción como una realidad ya que ellos atribuyen el primer tiempo cerca del 3,100 a.C. que fue el reinado de la primera dinastía. Vamos analizar con suma cautela que esta presunción es totalmente incorrecta.

Las tres grandes pirámides de Egipto como todo gran monumento antiguo están totalmente alineadas astronómicamente con las estrellas. Para esto se requiere un vasto conocimiento matemático, geométrico, y astronómico. Las tres pirámides son una réplica exacta de lo que observamos en el firmamento, en el Espacio. Es un duplicado de las tres estrellas del Cinturón de Orión que se conoce vulgarmente como “los tres reyes” y en otros países como “las tres Marías.” El Cinturón se compone de tres estrellas; Alnitak, Alnilam, Mintaca. Pero en este escrito nuestro objetivo es la Gran Esfinge. El Establecimiento asegura que la Esfinge se construyó cerca del 2,500 a.C. Observemos primeramente el patrón de las tres estrellas del Cinturón de Orión y su correlación con las coordenadas de las tres grandes pirámides de Egipto.

Esta comparación está en perfecta alineación con las tres estrellas del Cinturón de Orión y muestra que “los egipcios” poseían grandes conocimientos sobre geometría y astronomía. Para ser realista, ellos eran poseedores de un legado más antiguo que se conoce como Geometría Sagrada. Algunas  piedras pesan 2 toneladas (4,000 mil libras). Pero algunas pesan 100 toneladas (200 mil libras). Por increíble que parezca, nuestras grúas modernas tendrían problemas en levantar peñones de enormes tamaños tal y como encontramos en las estructuras de la Gran Pirámide de Giza. Las piedras, nos afirman los arqueólogos, fueron  traídas desde una zona que se encontraba casi 500 millas de distancia. El terreno en el que se construyeron las tres grandes pirámides es arenoso en sus orillas. Pero en Egipto existen pirámides en otras partes. Esto nos presenta con una problemática; ¿cómo pudieron ellos transportar piedras que pesaban 200 mil libras si sus pequeñas embarcaciones se hundirían con semejante peso? Se cree que los bloques fueron transportados por medio de embarcaciones. Pero ahora surge un problema mayor. La teoría del Establecimiento es que esos enormes peñones fueron rodados por troncos de maderas a manera de rolos que colocaban debajo de los peñones para que éstos rodaran. Pero si esto es cierto, surge una enorme herejía que desde el punto de vista lógico y racional contradice esta inmensa imbecilidad.

Si colocamos piedras de enormes proporciones en terreno arenoso, las piedras no ruedan debido a la enorme presión que ejercen sobre el rodaje y el terreno. Los egipcios por lo tanto no pudieron rodar peñones que se encontraban a casi 500 millas de distancia por medio del método del rodaje. A corta distancia y en terreno firme no existe problema. Tampoco lo pudieron transportar por el agua con sus pequeñas embarcaciones. Pero si esta tarea colosal fuese posible; ¿cuánto se tardarían en rodar esas enormes piedras y traerlas hasta Egipto por tierra mediante el método de rodaje? Se tardarían literalmente más de un siglo en llevarlas a la zona de construcción, pues la Gran Pirámide se compone de 2 millones trescientos mil bloques (2,300,000). Los historiadores nos informan que los bloques de 2 toneladas (4,000 libras) fueron traídos por embarcación. ¿Pero qué tal de los bloques que pesan 100 toneladas? (200 mil libras). De acuerdo al Establecimiento los egipcios no poseían grandes embarcaciones al estilo de un transatlántico. Sus embarcaciones no disponían de la capacidad para transportar piedras de 200 mil libras. Pero según nos informan las desembarcaban para colocarlas inmediatamente sobre largas rampas para luego subir las mismas. Los antiguos observaron la precesión de los equinoccios. Si observamos hacia el Este, hacia el horizonte antes del amanecer del 21 de Marzo, observaremos que una constelación se asienta justo en el lugar preciso de la salida del Sol (eclíptica). Si observamos el amanecer en la fecha antes indicada, nos percataremos que Piscis está pasando y Acuario se avecina.

Existe una variación de 1° por cada 72 años. Para poder observar este fenómeno se requiere disponer de un buen conocimiento astronómico y sobre todo un amplio conocimiento sobre la precesión de los equinoccios. Dicho de otra manera, se debe tener un conocimiento sobre “la ascensión del Sol” en el horizonte y la constelación que aparece justamente antes de su aparición. Los antiguos “astrónomos” que en realidad eran astrólogos del Zodiaco descubrieron este fenómeno. Ese era su reloj cósmico. Las 12 constelaciones del Zodiaco pasan por la zona del “ascenso solar” aproximadamente cada 2,160 años. Las fechas varían según el modernismo. Existe una diferencia de años para cada “casa del Zodiaco.” Pero no entraremos en esos detalles ya que es un tema que requiere espacio. Los antiguos magos caldeos, babilonios, asirios, egipcios, griegos, y otros gozaban de este vasto conocimiento. ¿Cómo pretende el Establecimiento imponer que los aborígenes nativos del Nilo construyeron las grandes pirámides y la Gran Esfinge cuando es palpable que poseían conocimientos avanzados astronómicos y matemáticos? La realidad de haber gozado de este conocimiento refleja que no se trataba de personas primitivas e ignorantes; sino que por el contrario, gozaban de un intelecto enriquecedor. Por esa misma razón el Establecimiento (egiptología) establece que la Gran Pirámide se construyó bajo la 4ta dinastía cerca del 2,560 a.C. en un plazo de 20 años. Pero cuando se realiza el cálculo, la cantidad de piedras contadas, y dividimos los años que tardó su construcción nos enfrentamos ante un verdadero desastre. La matemática establece que para haberse construido en 20 años tendría que colocarse por lo menos 12 bloques por cada hora a su posición de altura. Si a esto le añadimos que la Pirámide tiene varios bloques que pesan 200 mil libras; ¿cree usted que con la tecnología de grúas de madera se pueda colocar 12 bloques en su posición en una hora? Más aún si observamos que existía una alargada rampa por donde tenían que subir estas piedras; la tarea para subir, levantar, y acomodar los bloques en el lapso de una hora es sencillamente imposible. Los empíricos están convencidos sobre esta realidad. Más aún, en años recientes nuestros expertos en construcciones de grúas intentaron levantar bloques de gran peso a una altura modificada y lo cierto es que con todos nuestros conocimientos y avances tecnológicos no lo pudieron realizar en el tiempo requerido. Eso es, montar 12 bloques de gran envergadura de tonelaje pesado en el ciclo de 1 hora. Sin embargo, el Establecimiento pretende que creamos que los antiguos egipcios con su supuesta tecnología de grúas primitivas de madera y partes de metal, y su sistema de rampas primitivas pudieron hacer lo que nosotros no podemos hacer con nuestros mejores equipos! A esto añádele que el Establecimiento impone que los egipcios no disponían de equipos tan enormes ni avanzados como los nuestros. ¿Entonces con qué pretensiones quieren que creamos que aunque los egipcios eran inteligentes eran más primitivos? Estas son las cosas que caen como balde de agua fría sobre los egiptólogos. Volvemos a lo mismo. No tienen una respuesta viable ni inteligente.

Esta es la manera en la que ellos crean el espacio suficiente para imponer que la civilización egipcia requirió de un tiempo de desarrollo para poder tener la maestría de las matemáticas avanzadas y de la astronomía. Adquirir conocimientos avanzados astronómicos y matemáticos no se adquiere de forma repentina. La civilización requiere de un tiempo prolongado para poder desarrollar los mismos. Los egiptólogos reconocen que aparentemente la civilización egipcia apareció de repente pero no pueden cuadrar de forma razonable las tecnologías que se utilizaron para la construcción de estos grandes monumentos. La Gran Pirámide se compone en su totalidad de 2,300,000 bloques.

La Gran Esfinge Es Un Reloj Cósmico

La Gran Esfinge es un reloj cósmico que nos suministra un mensaje claro. Cada “casa del Zodiaco” posee 30° . Nuevamente, esto depende de cuan moderno sea el análisis. El Gran Año o una revolución se completa en el ciclo de 25,920 años, para otros es 25,776 años. Esto es lo que se conoce como la precesión de los equinoccios. Este conocimiento lo vemos presente en los grandes monumentos antiguos como Tiahuanaco donde pudimos analizar en el escrito anterior  El Misterio Suprimido De Tiahuanaco que esta ciudad fue construida cerca de 15,000 años y no 2,100 años como el Establecimiento ha señalado.

Todos conocemos que la Gran Esfinge tiene un cuerpo de león. Pero su rostro no ha sido siempre el rostro de un humano. En sus inicios la Esfinge tenía el rostro de un león. La simetría del rostro humano de la Esfinge muestra que su rostro está fuera de proporción en comparación con la estructura de su cuerpo. Sobre este particular, el Establecimiento ha comenzado a ceder en su resistencia. El rostro humano de la Esfinge se reconstruyó en una época posterior, posiblemente entre el 2,560-2,309 a.C. Los escultores no pudieron mantener el tamaño original. Tuvieron que re-estructurar (cortar trozos de piedras) para formar la imagen del nuevo rostro humano. Redujeron partes del rostro de león para darle cabida al nuevo rostro humano. Si somos buenos analistas podemos observar que el rostro humano de la Esfinge está fuera de proporción. Dado el caso que “los egipcios” eran excelentes observadores de la precesión de los equinoccios, al igual que astrónomos excelentes, ya que alinearon las tres pirámides con las tres estrellas del Cinturón de Orión; la única respuesta inteligente basado en la realidad astronómica es la siguiente. La Gran Esfinge es un león que se alinea perfectamente con la era de Leo. Esto nos lleva a la realidad innegable astronómica que la Gran Esfinge se construyó cerca de 12,960 años, cerca del 10,948 a.C. La constelación que se observaba en el horizonte antes de la salida del Sol era Leo. Esto es otro balde de agua fría que cae sobre las imposiciones establecidas. ¿Qué nos dicen los arqueólogos y geólogos sobre esta realidad? ¡Que se trata de una casualidad! Nuestra ciencia moderna confirmó la precesión de los equinoccios y el diámetro terrestre por medio de nuestros equipos modernos. Pero ya los antiguos conocían la realidad de este ciclo natural. Es cierto que nuestra ciencia conoce esta realidad desde hace varios siglos pero era solo desde una perspectiva filosófica.

Ver enlace: http://es.wikipedia.org/wiki/Precesi%C3%B3n_de_los_equinoccios

La fecha real astronómica en que las tres pirámides de Egipto se alinean con el Cinturón de Orión y Leo en el horizonte es en el solsticio de primavera cerca del 10,948 a.C. ¿Qué nos dicen aquí los egiptólogos? ¡Que también se trata de otra casualidad! Aquí vemos la magnífica obra de arte arquitectónica del cual “los egipcios” poseían excelentes conocimientos en áreas de la matemática y de la astronomía. Analicemos el contenido de su geometría sagrada en el diseño de sus estructuras.

Las 3 Pirámides De Giza. La Esfinge se encuentra a la derecha del círculo mirando hacia el Este.

Abajo. Una recreación geométrica sobre el diseño de las pirámides que muestra el símbolo matemático p = 3.14.

En el dibujo superior la pirámide más pequeña tiene otras 3 pirámides que son aún más pequeñas. Representa el ascenso de las tres estrellas del Cinturón de Orión hace cerca de 11,000 años tal y como aparecían antes del amanecer en forma horizontal. Esto lo muestra la gráfica. En la pirámide del centro vemos 1 pirámide pequeña. En la pirámide superior vemos 4 pirámides pequeñas al lado de la Gran Pirámide. Tres de esas pirámides representan las tres estrellas del Cinturón de Orión que en nuestros tiempos actuales asciende sobre el horizonte de forma vertical tal y como muestra la gráfica. Los números matemáticos p = 3.14 lo vemos en el conjunto de las tres pirámides mayores. Cuando se traza una línea diagonal la misma pasa justamente sobre la cúpula por el centro de las 2 pirámides superiores. Mientras que la línea diagonal pasa por el ángulo izquierdo de la tercera pirámide.

La Gran Esfinge con rostro humano es el rostro de Acuario. La próxima constelación que se aproxima por la precesión de los equinoccios. La Esfinge mira hacia el Este. Desde esta dirección se apreciará el ascenso de la próxima constelación en el horizonte antes de la salida del Sol (eclíptica). Cerca del año 2,309 a.C. el rostro de león de la Gran Esfinge se re-estructuró en un rostro humano que es el rostro de Acuario. Desde el comienzo de la era de Leo hasta nuestros días han transcurrido cerca de 12,960 años. Siguiendo la línea de la precesión de los equinoccios, hoy en día vemos las tres estrellas del Cinturón de Orión en el horizonte de Egipto antes de la salida del Sol que ascienden en forma vertical tal y como muestra la posición de las pequeñas pirámides que se encuentran a la derecha de la Gran Pirámide. Podemos observar que la matemática no falla. ¡Por ese mismo principio y tomando en cuenta la realidad astronómica sobre la precesión de los equinoccios conocemos que la Gran Esfinge de Egipto tiene cerca de 12,960 años de antigüedad! Aquí el Establecimiento egiptólogo se encuentra en un callejón sin salida debido a las pruebas reales astronómicas, geométricas, y matemáticas. Esto es otro balde de agua fría que cae sobre ellos. Esa realidad astronómica muestra que para fines del 2,012 se inicia la época que se conoce como la “primavera del Gran Año.” Según algunos Acuario realmente entra cerca del año 2,160 pero los instrumentos astronómicos son los que en realidad pueden suplir la información correcta. La rotación del Gran Año se completa con 25,920 años. Nuevamente existe diferencia pues solo las instrumentaciones astronómicas pueden suplir los datos correctos. Otros sencillamente lo redondean a 26,000 años. El símbolo matemático p = 3.14 representa el radio entre una circunsferencia de un círculo y su diámetro. Esto es exactamente lo que observamos en el diseño geométrico de las pirámides. Si observan, el círculo pasa justamente por el ángulo superior de la Gran Pirámide por el Norte. El círculo toca la parte trasera de la Esfinge por el Este. Por el Sur, el círculo toca el ángulo izquierdo de la 3ra pirámide pequeña. Si trazamos una línea verde diagonal desde el ángulo de la 3ra pirámide pequeña que se encuentra en el Sur hasta la parte posterior de la Esfinge obtenemos lo que muestro en la foto de abajo. Observemos.

Desde el inicio de la era de Leo hasta nuestros tiempos han transcurrido aproximadamente 12,960 años. Cuando dividimos el círculo y sumamos esta fecha dos veces obtenemos el Gran Año. Es el total de años para que surja la precesión de los equinoccios. 12,960 + 12,960 = 25,920 años. Durante los pasados 12,960 años la humanidad tuvo que comenzar de nuevo como si fueran niños tal y como narra Platón y otros escritores antiguos por causa de los grandes cataclismos por los que pasaron nuestros ancestros. Esto está documentado en las diferentes tradiciones antiguas y en algunos libros sagrados. Antes de este periodo la humanidad gozaba de un esplendor de conocimientos, una edad dorada. Los enormes cataclismos destruyeron las civilizaciones prehistóricas y el hombre perdió el conocimiento que poseía sobre la ciencia geométrica. Los sobrevivientes de estos grandes cataclismos aparecen en nuestra historia escrita (historia posterior a los cataclismos) como seres “semi-primitivos.” Es aquí donde aparece la civilización sumeria que de acuerdo a los historiadores aparecieron “de la nada.” Es decir, la enseñanza establecida era que esto ocurrió cerca de 4,000-5,000 años antes de Cristo. Pero estas fechas se habrán de cambiar en años venideros. Las nuevas fechas para la aparición de los sumerios será cerca del 7,000-8,000 a.C según el Establecimiento. Según ellos los sumerios aparecieron como una raza de piel oscura. De forma muy extraña, construyeron de inmediato y aparecen como una civilización. Entendemos que para que el ser humano sea portador de un conocimiento profundo en las matemáticas y en las técnicas de las edificaciones se requiere de un tiempo extenso para el desarrollo de estas ciencias y artes. El conocimiento no llega de manera instantánea. Sin embargo eso es lo que vemos en la cultura sumeria. Sus habitantes fueron los sobrevivientes de los grandes cataclismos que se produjeron. Pero los sumerios no fueron los únicos. En diferentes partes del planeta algunos sobrevivieron esas catástrofes y eventualmente perdieron los grandes conocimientos. Esa es la razón por la que el ser humano re-aparece en la historia alegadamente como un ser “semi-primitivo.” Cuando dividimos la circunsferencia en la que está basada la construcción de las tres grandes pirámides de Egipto, el 3.14, encontramos que el mismo precisa los 12,960 años. Hace 12,960 años debido a las grandes catástrofes, la humanidad vivió en épocas de oscuridad. Con el advenimiento de Acuario se iniciará el nuevo ciclo de los próximos 12,960 años restantes del Gran Año que es la precesión de los equinoccios. Ver gráfica.

Queda pues demostrado que la construcción de las 3 grandes pirámides de Egipto junto a sus otras 7 pirámides pequeñas, y en correlación con la Gran Esfinge son un mapa astronómico que muestra el ciclo de la precesión de los equinoccios. Es lo que actualmente conocemos como el Gran Año de 25,920 años. Otros sencillamente lo redondean a la unidad más próxima, eso es 26,000 años. Las pirámides de Egipto junto a la Gran Esfinge constituyen pues un gran reloj cósmico. Nos presenta la época exacta en la que se construyó la Gran Esfinge que fue bajo la era de Leo. Para esta época la zona de Egipto no era un desierto sino un lugar lleno de vegetación. La Ciencia está en mutuo acuerdo con este reclamo. La Gran Esfinge tuvo que ser re-estructurada en distintas épocas y esto es evidente pues la parte frontal refleja varias capas que corresponden a una época más temprana. En la parte posterior o trasera de la Esfinge se puede percibir su deterioro. Por eso es que a los egiptólogos les resulta complicado acertar sobre la época en la que se construyó. Ellos reconocen que la parte posterior de la Esfinge es mucho más antigua. Erróneamente especularon que la Esfinge se construyó cerca del 2,600-2,500 a.C. Hemos demostrado con las realidades que la rodean, por medio del mapa estelar, por medio de las otras 8 pirámides pequeñas, que son una réplica exacta del ascenso de las 3 estrellas del Cinturón de Orión en el horizonte, y el ascenso de éstas tal y como la observamos en nuestros tiempos modernos. Esto nos lleva a la siguiente realidad, la Gran Esfinge de Egipto se construyó en la era de Leo hace casi 12,960 años. Estos señalamientos geográficos, geométricos, astronómicos, y matemáticos muestran que la Gran Esfinge junto al complejo de las pirámides de Giza son un gran reloj cósmico y un mapa estelar. Debido a que los egiptólogos no pueden refutar estos señalamientos contundentes verídicos e inteligentes; ¡ellos establecen que se trata simplemente de casualidades! Los constructores de estas pirámides nos muestran en el sur 3 pirámides pequeñas que reprensentan las 3 estrellas del Cinturón de Orión en su ascenso horizontal tal y como aparecía hace cerca de 11,000 años a.C. Para ellos eso es una casualidad. Las 3 pequeñas pirámides al lado derecho de la Gran Pirámide de Giza muestra el ascenso vertical de las 3 estrellas del Cinturón de Orión tal y como la vemos hoy. ¡Para los egiptólogos esto también es otra casualidad!

La cuestión sobre las 3 pequeñas pirámides que corresponden a la pirámide del sur junto a 1 pirámide pequeña debajo de la pirámide central, y que las 4 pirámides al lado derecho de la Gran Pirámide forman el número exacto y matemático p = 3.14; ¡también es otra casualidad! El símbolo p = 3.14 representa matemáticamente el total de una circunferencia en relación a su diámetro. Ese círculo se forma de manera exacta. Toca el ángulo superior de la Gran Pirámide. Toca de forma exacta la parte posterior de la Gran Esfinge y continúa su rotación perfecta hasta que su circunferencia toca el ángulo inferior de las 3 pirámides pequeñas que se encuentran en el sur. ¿Sobre este particular qué dicen los egiptólogos? ¡También es otra casualidad! La circunferencia suministra el número exacto del Gran Año. Es lo que conocemos como la precesión de los equinoccios. ¿Qué dice aquí el Establecimiento? ¡Otra casualidad! El diámetro total de ese círculo muestra la totalidad de la circunferencia del planeta. ¿Y qué nos dirá ahora el Establecimiento? Usted adivinó. ¡Se trata también de otra casualidad! Las estrellas en la “carta de navegación” de la cámara del rey junto a las estrellas de la cámara de la reina suplen 4 estrellas que sirven de guía para la alineación astronómica. ¿Qué nos dice el Establecimiento? ¡Se trata nuevamente de otra casualidad!

¿Usted quiere conocer porqué los egiptólogos no aceptan estas realidades precisas que reflejan un alto grado de conocimiento geométrico y matemático que es el claro diseño de un mapa astronómico? Están conscientes que ante tantas evidencias contundentes lo que ellos han establecido como historia son enormes errores y su modelo histórico peligra por su pseudociencia. Eso es lo que han enseñado durante los pasados siglos, una pseudociencia que no soporta el análisis inteligente y racional sobre la construcción de la Gran Esfinge de Egipto. Otro punto que tenemos que analizar es que este conocimiento estaba preservado únicamente para los iniciados de las escuelas de misterios. Los egiptólogos están ajenos sobre esta realidad que voy a mencionar. Dentro de la Gran Pirámide de Egipto se realizaban iniciaciones místicas. La Gran Pirámide de Egipto junto a la Gran Esfinge no solo componen un gran reloj astronómico sino que es algo mucho más complejo. Es una máquina del tiempo. La Gran Pirámide es un generador de energía que transforma la misma en energía acústica, vibraciones. Los iniciados utilizaban la energía acústica para facilitar la ascensión  de su conciencia. Este es otro secreto que no se ha revelado. Las vibraciones emitidas por la Gran Pirámide facilitaba la elevación de la conciencia. Estimulaba la transferencia del cuerpo de energía hacia otros confines, dimensiones. De ahí, como es del conocimiento de todo iniciado de grado elevado, se obtenía un conocimiento arcano. Esta técnica de obtener conocimiento arcano ha estado vigente durante los pasados milenios desde tiempos de antaño. El mismo forma parte del secreto de las Escuelas de Misterios. Algunas, y repito, solo algunas hermandades conocen estas técnicas.

El deterioro de la parte posterior de la Esfinge no se debe al clima seco. En años recientes algunos expertos han podido analizar y comprobar que la causa para este deterioro se debe a enormes precipitaciones de lluvia. Usted dirá pero en el Sahara no llueve. Para la era de Leo el área donde se encuentra las pirámides de Egipto no era desértica. Sobre este particular el Establecimiento está de acuerdo. La Esfinge pasó por grandes temporadas y épocas de fuertes precipitaciones de lluvia que eventualmente degradaron su condición (erosión). Las fuertes lluvias torrenciales fueron la causa principal de su deterioro. Por eso, y los egiptólogos están de acuerdo sobre esto, es que en la Esfinge se observan piedras que corresponden a diferentes épocas. La capa exterior denota reparaciones posteriores mientras que la capa interior denota una época más remota. El primer experto en realizar estos estudios fue el geólogo David Coxill. El geólogo concluyó lo siguiente; “el estudio de la data y el análisis implica que la Esfinge es por lo menos 5,000 años más antigua de lo que la egiptología ha enseñado y antecede a los tiempos de la dinastía egipcia.” ¿Leyó bien? Aquí un geólogo profesional experto en erosiones climáticas confirma que la Esfinge antecede al periodo de las dinastías egipcias. La coloca 5,000 años más antigua de la fecha aceptada. La egiptología estipula que la Esfinge se construyó cerca del 2,500 a.C. pero 5,000 más antigua la trae a 8,500 a.C. Desde luego, el geólogo está ajeno sobre el estudio astronómico y geométrico de la misma. Basó sus cálculos en el estado de deterioro en que se encuentran las capas más antiguas de la Esfinge y la manera en la que el clima (lluvias precipitadas) afecta la erosión. ¡En todo caso el geólogo está claro y concluyó que la Esfinge antecede las dinastías egipcias! Dicho de otro modo más sencillo; ¡la civilización egipcia tal y como la conocemos no construyó la Gran Esfinge!

Otro geólogo, Colin Reader que ostenta un grado de ingeniería geológica realizó también un estudio muy minucioso y cauteloso sobre clima y erosión. El estudio lo combinó con el análisis detallado sobre la hidrología de la planicie de Giza. Reader explicó: “en mi opinión el único mecanismo que puede explicar a fondo el incremento de intensidad es la fuerte precipitación de lluvia.” Pero eso no es todo, Reader también concluyó; “cuando se toma en consideración en términos de hidrología en el campo, la distribución y la degradación de la Esfinge, esto indica que la excavación de la Esfinge antecede la temprana 4ta dinastía del desarrollo en Giza.” ¿Usted leyó lo que un experto en ingeniería geológica concluyó? Expresó que la excavación de la Esfinge existe desde mucho antes de los tiempos de Khufu. Las excavaciones que prepararon para construir la Gran Esfinge existe desde mucho antes de la 4ta dinastía. Colin Reader publicó su reciente estudio empírico en; A Geomorphological Study Of the Giza Necropolis, With Implications For The Development Of The Site.” Ver enlace; Colin Reader Archaeometry

En su libro Atlas Of Ancient Egypt (Atlas Del Antiguo Egipto) los egiptólogos John Baines y Jaromir Málek suplen información que muestra que en tiempos antiguos la Gran Pirámide de Giza era conocida como “Gran Pirámide” mientras que la pirámide de Khufu era conocida como “pirámide donde el Sol asciende y desciende.” Por cuanto a la pirámide de Khufu se le llama la pirámide donde el Sol asciende y desciende y la otra pirámide se le llamaba la Gran Pirámide; ¡esto muestra que para los “antiguos egipcios” Khufu no fue el constructor de la Gran Pirámide! Más aún, no existe ni una sola inscripción donde se le atribuya ser el constructor de la Gran Pirámide. Significa que la Gran Pirámide de Giza también es más antigua de lo que la egiptología ha propuesto.

En Conclusión, hemos demostrado por la geometría, matemática, precesión de los equinoccios, el número matemático p , la alineación del Cinturón de Orión en tiempos antiguos al igual que en tiempos modernos que la Gran Esfinge de Egipto se construyó hace cerca de 12,960 años y que corresponde pues a la era de Leo. Todos estos señalamientos empíricos demuestran que el Establecimiento, en este caso la egiptología ha estado erróneo en sus enseñanzas. Pero sobre todo, ellos no disponen de una respuesta inteligente para contrarrestar todas estas pruebas y lo único que pueden hacer para sacudirse es expresar que tantas pruebas son el producto de “simples casualidades.” Hemos desnudado sus enseñanzas que carecen de pruebas y fundamentos reales. En cambio, le hemos presentado una infinidad de data que prueba fuera de toda duda que la Esfinge es mucho más antigua de lo que ellos han enseñado. Más aún, los recientes estudios empíricos de geólogos y expertos en ingeniería geológica han desmentido sus pretensiones que en realidad se han basado en “simples corazonadas.” Hemos desvelado algunos secretos sobre el misterio de la Gran Esfinge y las pirámides de Egipto en Giza. Corresponde a un mapa estelar que forma una máquina de tiempo desde sus inicios en la era de Leo hasta la llegada de la nueva era que es Acuario. ¿Finalmente cuando se construyó la Gran Esfinge de Egipto? En la era de Leo hace aproximadamente unos 12,960 años. En el inicio de la era de Acuario que está por iniciar, el Establecimiento se reinventará y se regenerará. El sistema bancario sufrirá una revolución favorable y veremos la implementación de nuevas tecnologías pero sobre todo de una nueva conciencia astral con fundamento científico. Es la fusión de la Ciencia con el Misticismo.

About these ads